Blog 
Lorca desde mi terraza
RSS - Blog de Juan Manuel Cabrera Pareja

El autor

Blog Lorca desde mi terraza - Juan Manuel Cabrera Pareja

Juan Manuel Cabrera Pareja

Profesor de latín y griego en un instituto de enseñanza secundaria, tengo 46 años, casado y con dos hijas. Me gusta el deporte, viajar y estoy presente en las redes sociales como ...

Sobre este blog de Sociedad

Blog de opinión sobre la política en la ciudad de Lorca desde la perspectiva del portavoz de UPyD


Archivo

  • 07
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los profesores trabajan poco y mal

     Desde hace unos días volvemos a tener como tema de debate la educación. Es algo a lo que políticos y medios acuden periódicamente encendiendo la polémica para tapar otras cuestiones. Muchos han decidido que sea deporte nacional desprestigiar y difamarnos con el aplauso de una parte importante de la sociedad. Cualquier defensa es inútil puesto que hace ya mucho tiempo que en nuestra sociedad ha arraigado la imagen de los profesores como privilegiados, poco trabajadores, y muy bien pagados.

    Yo llevo en la enseñanza más de 20 años y he vivido distintos modelos educativos y distintas situaciones laborales desde entonces. En todos estos años ha sido habitual el tema de las vacaciones, las horas lectivas o nuestros sueldos pero no ha calado un debate que fuera mucho más al fondo de los problemas.
    Vivimos en un país en el que se dan por verdades absolutas muchas afirmaciones sin una base real. Con respecto a la educación he oído varias veces que tenemos el mejor sistema educativo de la historia de España. Se trata de una afirmación gratuita que no se corresponde con la realidad y que es fácilmente contrastable para quienes llevamos ya bastante tiempo metidos en esto.
    Guardo en casa materiales, exámenes y libros de texto desde 1989, primer año que di clases de latín para bachillerato y C.O.U. Cuando en alguna ocasión he llevado a mis alumnos actuales este material para que compararan el nivel de contenidos aprendidos entonces con el actual se hace evidente que nuestros alumnos tienen un nivel de conocimientos y un manejo de instrumentos infinitamente menor. Entonces dábamos clase a más de 40 alumnos sin que supusiera un grave problema de disciplina, algo impensable en la actualidad ya que pasarías la clase pidiendo silencio.
    Podríamos decir que entonces los profesores eran peores, pero es mentira. Había profesores buenos y malos, preocupados y que se desentendían de todo, como ocurre también hoy.
    La reforma educativa propuesta por el P.S.O.E de entonces quiso universalizar la educación desde el principio de igualar a todos, pero lo hizo igualando a todos por abajo: se trataba de que todos tuvieran título bajando las exigencias y eliminando el principio de la competencia y de esfuerzo. Los profesores dejamos de preparar a los jóvenes intelectualmente para tenerlos aparcados en un aula en la que enseñarles cuatro cosillas, si es que les apetecía aprenderlas. Se nos hablaba de la igualdad de oportunidades pero lo que se hacía era primar las enseñanzas privadas y concertadas a las que accedían sus propios hijos y los de los más poderosos económicamente, el resto tenía una escuela pública en la que cada vez era más difícil recibir una educación de calidad atendiendo una diversidad social cada vez mayor con los mismos medios.
    Después llegó el PP manteniendo el sistema existente en una política similar a la de los anteriores porque en eso también están de acuerdo. Bastaría con preguntar a los profesores universitarios el nivel de conocimientos con el que llegan los alumnos ahora y con el que llegaban hace 20 años.
    Para colmo de males cada comunidad autónoma ha creado su propio sistema educativo con contenidos propios y diferentes situaciones del profesorado. En todos estos años las leyes educativas se hicieron sin contar con la opinión de los que mejor conocíamos el tema, los propios docentes.
    Para complicar aún más la situación llegaron las políticas de inmersión lingüística de algunas comunidades autónomas que supusieron la eliminación real del castellano. Conozco casos de bibliotecas escolares que no recibieron subvenciones públicas sólo porque el nombre del centro no estaba en gallego, o catalán, sin tener en cuenta la calidad del proyecto que llevaban adelante. Esta es la política lingüística a la que no están dispuestos a renunciar "caiga quien caiga" y aunque sea la justicia la que lo exige.

    20110907-141415.jpgNo voy a hablar del negocio de los libros de texto, del sistema de interinos o la actitud de los sindicatos en toda esta cuestión. Al final el único debate que queda es el de que los profesores trabajamos poco y ganamos mucho. Pues sí, es verdad, trabajamos menos que muchos y ganamos más que muchos, pero también trabajamos más y ganamos menos que otros. Para ser profesores debemos estudiar una carrera universitaria, pasar varios años haciendo sustituciones por todas partes y acabar aprobando unas oposiciones que suelen ocuparnos otros pocos años. Luego debemos organizar nuestra familia teniendo en cuenta que viviremos en distintas ciudades (yo he dado clase en Santisteban del Puerto, el Baza, en Córdoba, en Águilas y en Puerto Lumbreras). Y al final todavía dependemos de un cupo de profesores que puede hacer que nos desplacen a otro centro sin tener nuestra situación personal o profesional. Podemos poner muchos ejemplos
    Pero las administraciones regionales han multiplicado sus plantillas de personal de gestión. Por cada profesor que trabaja existen varios funcionarios que se encargan de planificar y organizar el trabajo, eso sí, sin contar con nosotros. Las consejerías, los centros de profesores, las direcciones generales rebosan de jefes de sección y demás cargos de libre designación a los que no se accede por concurso oposición sino a dedo. Su trabajo consiste en sacar órdenes e instrucciones y pedir todo por escrito aumentando el trabajo burocrático del docente. Y tenemos miles de liberados sindicales que nos defienden aunque sólo se les vea moverse cuando se recortan sus privilegios.
    Podemos seguir hablando de las horas y el sueldo de los profesores o de los problemas de la educación. Ya sabemos lo que propone PPSOE, ya conocemos la postura de los nacionalistas. UPyD propone devolver las competencias de educación al estado para garantizar un servicio igual y de calidad para todos, propone que todos los ciudadanos tengan derecho a decidir la lengua en la que se educan sus hijos, propone un ajuste en la administración que evite duplicidades y gastos que aumentan nuestro déficit. El 20N podemos decidir entre más de lo mismo o cambiar de verdad. Yo voy a atreverme a votar ese cambio porque ya sé lo que me ofrecen los de siempre. Los que decidan votar lo mismo luego que no se quejen, quizás se conformen con que yo tenga dos horas más de clase y gane cien euros menos al mes aunque sus hijos salgan cada vez peor preparados mientras los que pueden pagarlo sigan llevando a sus hijos a la educación privada, donde sí pueden elegir la lengua en la que estudian, que se lo digan a Mas o Montilla. Sólo por poner un ejemplo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook