Blog 
Lorca desde mi terraza
RSS - Blog de Juan Manuel Cabrera Pareja

El autor

Blog Lorca desde mi terraza - Juan Manuel Cabrera Pareja

Juan Manuel Cabrera Pareja

Profesor de latín y griego en un instituto de enseñanza secundaria, tengo 46 años, casado y con dos hijas. Me gusta el deporte, viajar y estoy presente en las redes sociales como ...

Sobre este blog de Sociedad

Blog de opinión sobre la política en la ciudad de Lorca desde la perspectiva del portavoz de UPyD


Archivo

  • 02
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La demagogia de Esperanza Aguirre

     La estrategia del PP en las comunidades en las que gobierna después de las últimas elecciones locales y autonómicas parece clara: hay que recortar en servicios sociales, en educación y en sanidad. Podrían meter la tijera en cuestiones como las televisones autonómicas deficitarias, las duplicidades de administraciones, las obras faraónicas completamente innecesarias, los coches oficiales o la gran cantidad de cargos de libre designación que tienen. Es evidente que las administraciones deben ajustar sus gastos para controlar el déficit pero lo que ya no está tan claro es que tengamos que pagar siempre los mismos los despilfarros. Mientras tanto los viajes oficiales no faltan en las agendas de los políticos, los actos protocolarios caros, etc.

    Hace unos días el consejero Marín nos decía que Murcia recortará 800 millones del presupuesto y eso ya supone directamente el reconocimiento de que se ha gastado de más durante muchos años, pero lo más grave es que no nos dice en qué va a meter la tijera. No nos lo dice pero los profesores o los profesionales sanitarios sí que sabemos cuál es su intención. Como ejemplo valga el centro de secundaria en el que trabajo que tendrá este año cinco profesores menos en su plantilla aunque hemos aumentado en número de alumnos y que hemos visto reducido en estos años nuestro presupuesto de funcionamiento en más de un 30%.

    Cospedal sigue la senda en Castilla-La Mancha y buena prueba de ello lo están viendo los farmacéuticos a los que ha decidido no pagar. Y Valencia amenaza con la misma política. Aunque olvidan que aeropuertos como el de Ciudad Real, Burgos, León, Murcia o Castellón nos cuestan millones de euros a todos mientras duermen el sueño de la inactividad. También en eso son iguales PP y PSOE porque unos y otros actúal del mismo modo.

    Pero la guinda la vuelve a poner, como no, la señora Aguirre con sus declaraciones sobre los docentes. Para justificar sus enormes gastos en obras, en consejeros, en asesores o en coches oficiales arremete contra los profesores mintiendo y actuando demagógicamente. Dice que trabajar 20 horas es un esfuerzo que deben asumir los docentes ya que es mucho menos de lo que trabajan el resto de madrileños.

    Sra Aguirre, los profesores no trabajamos 20 horas semanales porque nuestra jornada laboral es de 40 horas, como la de todo el mundo. Tenemos 20 horas lectivas como máximo, es decir, de clase. El resto de nuestro trabajo se ocupa en preparar materiales, corregir, programar, reunirnos, hacer tutorías, guardias, vigilar recreos y cumplimentar la montaña de informes con los que la administración ahoga nuestro trabajo. Los centros de enseñanza funcionan gracias a las muchas horas fuera de nuestro horario que los profesores ocupamos en actividades extraescolares, en arreglar ordenadores, en atender a los padres que no pueden acudir en horario escolar y en otras muchas cosas más. Es evidente que nuestro trabajo dispone de algunas ventajas con respecto a un albañil, a un fontanero o a otras muchas profesiones, pero nos gustaría saber cuántas son las horas que trabaja usted y a qué precio cobra esas horas, precio que pagamos todos.

    La Sra. Aguirre usa la demagogia para cargar contra los de siempre para recortar en servicios sociales. Podríamos comenzar metiendo la tijera en los sueldos de los enchufados en las cajas de ahorros, en las grandes empresas públicas o semipúblicas. En esos puestos en los que se acaban colocando a los amiguetes y los desauciados políticos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook