Blog 
Lorca desde mi terraza
RSS - Blog de Juan Manuel Cabrera Pareja

El autor

Blog Lorca desde mi terraza - Juan Manuel Cabrera Pareja

Juan Manuel Cabrera Pareja

Profesor de latín y griego en un instituto de enseñanza secundaria, tengo 46 años, casado y con dos hijas. Me gusta el deporte, viajar y estoy presente en las redes sociales como ...

Sobre este blog de Sociedad

Blog de opinión sobre la política en la ciudad de Lorca desde la perspectiva del portavoz de UPyD


Archivo

  • 07
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Andalucía, cambiar ¿para qué?

     Dicen casi todas las encuestas que el próximo 25 de marzo se producirá un cambio de gobierno en Andalucía y probablemente también en Asturias, región que se ha sumado a última hora a la carrera electoral ante la ambición y el espíritu de revancha del partido presidencialista de Álvarez Cascos.

    Ambas comunidades representan el último bastión por derribar del poder socialista y su derrota anunciada abre un periodo para el PSOE de travesía en el desierto como hasta ahora nunca había ocurrido. En Asturias esa derrota se produjo ya en mayo y ahora sólo vendría a consolidar que su caída no es sólo fruto de la aparición del partido de Cascos sino que hay que leerla en clave nacional.

    Decir que Andalucía necesita un cambio de gobierno es evidente a todas luces: la corrupción institucionalizada en escándalos como los EREs, la familia de Chaves y otras cuestiones similares no son más que una muestra de un sistema de clientelismo establecido en todas las administraciones, desde las juntas de vecinos y que se nutría de votar a cambio de un puesto de trabajo o una miserable subvención. Para el PSOE ha sido suficiente el grito de que vienen los "señoritos" del PP para mantener un voto fiel e irreflexivo que cada vez se ha ido retirando a los núcleos rurales menos formados e informados y dependientes de las ayudas y las becas.

    Todo esto aderezado por una televisión andaluza modelo de despilfarro y de propaganda política institucional que supuso el cementerio de elefantes de un grupo de periodistas que han sabido poner el cazo y enriquecerse desde el dinero público.

    Para financiar todos estos desmanes siempre han estado las cajas de ahorro andaluzas, controladas y manejadas desde el poder controlando sus consejos de dirección en los que colocaban con sueldos millonarios a los amiguetes a cambio de créditos "blandos" individuales o colectivos.

    Se ha permitido con el beneplácito de una IU que sólo le preocupaba tener sus parcelitas de poder para que recibir subvenciones con que mantener sus estructuras agitando la antigua bandera de la movilización social de la izquierda rural andaluza mientras algunos cobraban suculentos sueldos y disponían de coches, tarjetas o móviles oficiales o participaban en oscuras operaciones de corrupción y permitiendo en sus listas imputados.

    La postura del PP ha sido un modelo de lo que supone el bipartidismo esperando el tiempo que haga falta sólo a que el otro lo haga tan mal que se lo ponga en bandeja. Esa postura llevó a Rajoy a la Moncloa hace poco y Arenas espera que ocurra lo mismo en Andalucía.

    La necesidad de un cambio en Andalucía o en Asturias viene de algo más que simplemente un cambio de partido en el gobierno. Ya hemos visto que Cascos ha representado más de lo mismo y estoy convencido de que Arenas sólo necesita los años que lleva el PSOE gobernando en Andalucía para que su gestión sea igual. Andalucía merece algo que más que un cambio que será un recambio para seguir igual.

    Olvidan no obstante que sí hay una posibilidad real de cambio y que hay una fuerza política que sí representa la alternativa a ese modo de gobernar. UPyD estará presente en estas elecciones y probablemente condicionará la gobernabilidad en ambas comunidades. Lo más importante no será sin embargo esa posición de llave sino la utilización que se haga. Por eso van a intentar silenciar otra vez más su fuerza real y su mensaje. Tanto a PP como a PSOE  les interesa que esto sólo sea una lucha entre ellos dos sin que intervenga nadie más porque saben que las condiciones que pondrá UPyD sí van a cambiar la forma de hacer política en estas dos comunidades autónomas. 

    Andalucía y Asturias representan lo más rancio del poder de los virreinatos autonómicos y por eso se hace tan necesario una alternativa de verdad. No podemos seguir permitiendo que nuestros hijos vivan en una especie de cotos feudales controlados por clanes familiares de poder que se alternan hasta el infinito.

    Frente al discurso del cambio por el cambio o del miedo a la derecha UPyD propone hablar de regeneración democrática, participación ciudadana, simplificación de administraciones, reducción de municipios, ayudas progresivas y reales, eliminación de la corrupción... Podemos hablar de todo lo que estará en un programa electoral que sí es un cambio real porque plantea una nueva forma de hacer política, como ya hemos visto en muchos ayuntamientos de toda España, en parlamentos autonómicos y en el Congreso.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook