Blog 
Las Estaciones y Los Días
RSS - Blog de Israel Olivera

El autor

Blog Las Estaciones y Los Días - Israel Olivera

Israel Olivera

Periodista. Del norte al sur.

Sobre este blog de Murcia

De lo cultural, de lo político y de lo social


Archivo

  • 20
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Euskadi ante el espejo

     Hoy Euskadi se mira al espejo por completo, al desnudo. Contempla su perfil por primera vez en 50 años, con nitidez, sin sombras. Observa y ve, se mira. Descubre un cuerpo de piel nueva, de nuevas manos, de mirada más plácida y serena, lustrosa la musculatura, dispuestos los pies para caminar. También puede ver la mancha, la nariz gruesa, los labios demasiado carnosos que las sombras antes ocultaban. Euskadi se mira hoy al espejo y tiene que aprender a reconocerse, a saber que ese nuevo rostro es también el suyo.

    Y es que la presencia de ETA ha desdibujado en Euskadi las relaciones sociales y las profesionales, las económicas, las laborales y las familiares, las políticas. Ha emborronado y aguado el potencial de una sociedad que ha gastado demasiada energía en reconstruirse a sí misma de manera permanente.

    Ha impedido que una generación de vascos contemple su presente y futuro en toda su amplitud, con todas sus posibilidades y matices. Se ha colado, se ha hecho presente, en todos los intersicios de la vida como polvo de arena en un engranaje.

    Cuando Euskadi se miraba al espejo devolvía una imagen deformada, un rostro desconocido, apenas abocetado de la propia sociedad vasca.  Mediatizada por la presencia más cruel o más velada de ETA.

    Asumir que ETA se acaba supondrá para Euskadi la obligación de contemplarse a sí misma, de reconocerse por entero, en igualdad de condiciones, sin miedos ni temores por primera vez en casi 50 años, redescubrirse y dar paso a una generación que crecerá sin la tutela falaz de la banda terrorista.  Mirarse sin tapujos, sin abusos ni justificaciones. Donde hablar sea solo hablar, creer solo creer, votar solo votar y crecer solo crecer.

    Hace falta que entonces, ese dibujo nuevo nos incluya a todos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook