Blog 
La hora de mi recreo
RSS - Blog de raquel sánchez

El autor

Blog La hora de mi recreo - raquel sánchez

raquel sánchez

Curiosa, impaciente y rebelde como los niños esperando que llegue la hora de mi recreo.

Sobre este blog de Cultura

Viajar, salir, cosas en las que recrearse y que te pueden interesar. En Murcia o más allá. Los Lunes en este blog.


Archivo

  • 24
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Serentas y Banderas

      Presintiendo que el Universo pronto me hará mover el banderín del mapa, y cambiar mi ubicación en el Foursquare decidí despedirme de Lorca y su Semana Santa la víspera del Viernes de Dolores, con la Serenata y en la noche más azul.

     Cervezas entre blancos y celestes que se dan una tregua mientras se cena, respetando el sentimiento del rival antes del torneo. Uno no sabe lo que es fervor hasta que no oye a las doce en punto a los lorquinos gritar vivas a “La que nos mira”.

     Confortados salen a la calle para vivir entregados a su Semana Santa, y el que llega no se puede limitar a observar la escenografía sin participar y tomar partido.

     Yo no sé porque llegué a Lorca, solo que me vi como el Cid, en el destierro y  haciendo méritos para volver. Entre tanto la ciudad  me fue acogiendo y envolviendo entre vivas y banderas, que como Tara a Escarlata, les dan la fuerza. Acostumbrada a los derrumbes y a pesar de los desertores y  las cucarachas que asoman en la oscuridad, empieza a volver  a ser quien era con la cara medio lavada. Los lorquinos, solidarios como franciscanos y sagaces como jesuitas, remontan  las plagas cual si fueran el pueblo hebreo de sus desfiles.

     Todos tenemos alguna cruz puesta en el mapamundi con los lugares a los que no queremos volver. Porque nos dieron momentos que nos hicieron tan felices como infelices al perderlos. Duelen los recuerdos y sus clavos por muchas chinchetas que pinchemos encima. Aunque que huyas el humor se agota ante miradas impertinentes, bajo alientos amargos y frente a manos de títeres. Pero en el mapa también tengo marcadas otras plazas, donde vuelvo reponer mi ánimo y  gritar con coraje: ¡Viva el paso…!

    ¿Blanco o azul?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook