Blog 
La hora de mi recreo
RSS - Blog de raquel sánchez

El autor

Blog La hora de mi recreo - raquel sánchez

raquel sánchez

Curiosa, impaciente y rebelde como los niños esperando que llegue la hora de mi recreo.

Sobre este blog de Cultura

Viajar, salir, cosas en las que recrearse y que te pueden interesar. En Murcia o más allá. Los Lunes en este blog.


Archivo

  • 23
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La Murcia del Rey Lobo

     

                Nada mejor tras días de bullicio y ajetreo que pasear por los caminos huertanos de Monteagudo guiados por Eco Ambiental Murcia y viajar mil años atrás por las ruinas de castillos y alcázares.
                Acercarse hasta donde hubo una vez un rey ambicioso y sagaz que construyó un paraíso para su relajo y disfrute, un complejo palatino a pocos minutos de la capital.
                Imaginar los deleites en sus pabellones de recreo, entre murmullos de acequias y grillos, que ningún campo de golf podrá igualar.
                Reconocer que si tocaba ser mujer vasija, al feminismo todavía le quedaba mucho por llegar, los harenes serían la mejor de las opciones; mansiones donde mandar y tapices tras los que contemplar el esplendor de una corte donde riqueza, cultura y placer iban de la mano. Mínimo, dos convites por semana.
                Y pensar que los años que Ibn Mardanîsh tardó en hacernos potencia mundial, fueron los mismos en los que nos hemos venido a desintegrar. Un solo hombre lejos de fanatismos religiosos que se supo rodearse de los mejores médicos, poetas, guerreros y maestros. De pantanales sacó vergeles, de gusanos ricas sedas, de la tierra cerámicas apreciadas en cualquier puerto del medievo y  del cereal nuestra aletría.
                Amor por un sueño y amplitud de miras. Generosidad para los leales a un reino; regalaba vajillas de plata en sus cenas como ahora abanicos en las bodas. Castigos para los traidores, no había fianzas que pagar; se quitaba algún miembro y listo. Nada de medias tintas, sobres escondidos o seguidismos partidistas. Insumiso y luchador hasta el final.
                Quizás ya no tengamos el oro del Sudán, pero si un patrimonio histórico y natural, que en vez de vender tendríamos que conocer y defender, como lobas y sin cuentos de nunca acabar.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook