Blog 
La hora de mi recreo
RSS - Blog de raquel sánchez

El autor

Blog La hora de mi recreo - raquel sánchez

raquel sánchez

Curiosa, impaciente y rebelde como los niños esperando que llegue la hora de mi recreo.

Sobre este blog de Cultura

Viajar, salir, cosas en las que recrearse y que te pueden interesar. En Murcia o más allá. Los Lunes en este blog.


Archivo

  • 24
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Despedidas evitadas

      Nunca me gustó decir adiós, ni pensar en decirlo. Prefiero hacer como si la rutina fuera la de un día más, y evitar lágrimas ácidas.

    No sé si un lustro da para hacerse más sabia o solo menos confiada, pero no quiero volverme tacaña y guardar bajo llave, en mi colección de recuerdos atesorados, las lecciones cosechadas. Gana  quien disculpa, sin ánimo de soberbia. Y quien abre los sentidos a los aciertos. Al final lo que vale es agradecer las acogidas abiertas y las consideraciones sinceras.

    Por eso, en esta penúltima cajita de memorias de mi colección, voy a colocar mi escaso legado. Los recortes salariales y la vida gastosa no me han dado para invertir ni en bolsa, ni en oro; solo en reflexiones virtuales.

    A mis compañeros, especialmente a los lorquinos, les quiero ofrecer un consejo, antiguo y prestado. Decía San Pablo que contra las tribulaciones constancia, porque de la constancia nace la virtud, y si hay virtud hay esperanza. Cuando todo se derrumba la esperanza mantiene las fuerzas para continuar, los miedos se esfuman y  los lexatines menguan. La resiliencia sin esperanza es una cualidad más mecánica que humana. Y tiene un nombre muy feo.

    A los que algo me han conocido, les pediría una trampa en esta dote. Que si alguna vez echan mano de mi recuerdo  en él pese, más que el genio airado, los caramelos de mi mesa, los gorros afrancesados, alguna ocurrencia medio buena y las ganas de fiesta y de algarabía.

    Yo me llevo la fuerza, la experiencia y el apoyo amigo de un equipo clase A. Los análisis compartidos, los desahogos impagables, las reuniones sorpresa, las confidencias  atendidas  y hasta los vaticinios cumplidos. A cambio; versos libres. Poesía para un hasta luego. Esbozos de tinta en papel reciclado. Emoción y sentimiento cazados al momento. Guardados en esa cajita, donde no se pierdan  y se salven del frío olvido. 

    Que la ilusión nos acompañe a donde quiera nos guíen nuestros astros particulares. 

      Este blog se cierra por vacaciones, pero amenaza con volver con más historias y menos misterios. O no.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook