Blog 
La hora de mi recreo
RSS - Blog de raquel sánchez

El autor

Blog La hora de mi recreo - raquel sánchez

raquel sánchez

Curiosa, impaciente y rebelde como los niños esperando que llegue la hora de mi recreo.

Sobre este blog de Cultura

Viajar, salir, cosas en las que recrearse y que te pueden interesar. En Murcia o más allá. Los Lunes en este blog.


Archivo

  • 03
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De fiesta y jarana

     

    El tener un día de matanza, fiesta y espectáculo para rematar otra semana de saturación laboral, pocas expectativas de mejora y apego a lo mundano, te permite sentirte tan privilegiada que raya la mala conciencia.
     El sábado volví a la época de mi juventud de las fiestas organizadas, como las de aquellas Nocheviejas en las que toda la pandilla quedábamos para comprar la entrada, para organizar la salida y hasta para pensar en el atuendo.
     Amaneció uno de los días más fríos de la temporada, lo que se convirtió en excusa para que solo faltara colocarme el perejil. Con mi disfraz de espía entre la jet-set, gafas y sombrero incluidos, me monté en el autobús dispuesta a mezclarme en el campo con la mitad de la gente guapa de Murcia.
     A la convocatoria del festejo flamenco taurino en “Los Felices” acudió menos gentío que en otras ocasiones, menos del cuarto mitad. Y es que del toro de los recortes no se escapa ni la fiesta nacional. Y eso que el famoseo siempre tiene su gancho. Además de las figuras locales, estaban anunciados en el cartel dos de los guapos toreros habituales del Corazón-Corazón. En su aparición en la plaza no defraudaron  ni en la imagen, ni en las faenas. Porte y arte, que no falten.
    La guitarra sonando al compás de los naturales y yo disfrutando desde la barrera con lo que para muchos es un sacrificio inútil, y para mí es un rito sagrado más místico que cruel. Porque ahora que no se lleva contar a los niños que las hamburguesas del menú feliz se hacen con animales muertos, ahora que los hospitales son lugares para rodar videos musicales y que a las mascotas se las mima mucho hasta que se abandonan. Ahora que la sensibilidad debe ser políticamente correcta, me quedo con la que nace de los instintos.
    Y después de verlos venir de frente, tarde de copas y jarana. Díaviejo que quizás haya sido la despedida de un año, o incluso de una era. Si el solsticio de invierno nos trae un mundo más aséptico, autocontrolado y sin pasión, yo me aferraré al decadente. Jaleando, aunque esté prohibido.
     
    Y tú: ¿Qué fiesta quieres tener en la nueva era?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook