Blog 
La hora de mi recreo
RSS - Blog de raquel sánchez

El autor

Blog La hora de mi recreo - raquel sánchez

raquel sánchez

Curiosa, impaciente y rebelde como los niños esperando que llegue la hora de mi recreo.

Sobre este blog de Cultura

Viajar, salir, cosas en las que recrearse y que te pueden interesar. En Murcia o más allá. Los Lunes en este blog.


Archivo

  • 16
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Calles a las que volver

     

                No quiero convertirme en estatua de sal, pero en este año que se nos va los reencuentros y dejá vu han sido tantos, que no ha quedado otro remedio que echar la vista atrás. A las salidas de los viernes, que siempre era el mejor día. En la adolescencia, después de toda la semana de clase, ese no era día para estudiar, era día para desfogar. Los bares con la medida justa de gente, y la gente esperada cada uno en su lugar.
     
                Ahora que ya han pasado veinte años tocaba volver. La lejanía no estaba en los kilómetros sino en el punto de la vida que a cada uno le tocaba recorrer. Ahora que cada ha encontrado su sitio, aunque a todos no nos termine de acomodar, las rutinas vuelven a dar cierta paz. Ahora que no hacen falta emociones fuertes, ni trasnochar, ni llegar al descontrol, ni el actuar por una chispa de rebeldía.
     
                Cuando las horas de mi recreo son las de la tarde, y no las de la madrugada, tengo más de un lugar al que acudir. Pero los viernes están reservados, al margen de asociaciones, teatros, cines, conciertos u otros eventos, para alternar en una calle salón; donde los murcianos nos concentramos a veces hasta con orden y moderación.
    Si entras por el Tontódromo (el circuito se ha ampliado) la primera parada y la primera cerveza está en el Pub Irlandés. Camareras estupendas que  te reciben como si fueras de la familia. Y entre su público te puedes encontrar a los más grunge; descuido estudiado para parecer joven e informal, más o menos de lo que se es, según.
    Justo al lado el Chinatown, por si cansados de estar en la terraza en el papel de vieja del visillo, pasando lista y revista, a alguno le entra la vena golfa y el cuerpo le pide un poco más de oscuridad, bailar para desencasquillar las articulaciones u otra cosa que se tercie.
    En medio, en el EnBoga los cubatas saben más chic y desde su portal es más fácil conocer quién es quién entre la fauna local, si el modelito es para la caza mayor o solo para desfilar y dejarse ver.
    Y al final del paseillo, un rinconcito de tranquilidad, Baraltea, donde te puedes tomar desde la menta-poleo hasta el whiskazo con hielo y oler a la multitud sin llegar a despeinarte.
     
                Después; a cenar si se puede, a continuar la noche el que quiera, y si no, a casa a descansar. Con la sonrisa del sosiego que dan los ratos de vida social. Con la vista puesta en los días que están por llegar. Quién sabe si otra vez desde la distancia, pero sabiendo a donde habré de volver.
     
    ¿A que sitios de Murcia querrías volver?
     
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook