Blog 
La Escuadra
RSS - Blog de Javier Pedreño

El autor

Blog La Escuadra - Javier Pedreño

Javier Pedreño

Javier Pedreño (Cartagena, 1962). ...

Sobre este blog de Cartagena

Palabras, derribar la gran esquina y catar la verdadera realidad de la existencia.


Archivo

  • 05
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia Cartagena Nissan vehiculo electrico

    Enchufes sin humos

    Si se le ocurre acercarse a la garita de cualquier parking de la zona y preguntar por alguna plaza para vehículo eléctrico le mirarán con una cara que tardará en olvidar y que le situará entre el desconcierto y la estupidez. En Cartagena sólo existe una plaza pública para carga de vehículo eléctrico y está situada en el parking del Espacio Mediterráneo, de difícil acceso y con dos enchufes para dos vehículos simultáneos en una sola plaza.Eso ya es mucho y muy de agradecer porque en el resto de centros comerciales no existe ninguna otra y en Murcia no creo que lleguen a media docena.

    En Noruega, por tomar un país de referencia, el vehículo eléctrico es la compra más normal de los consumidores. 65.000 vehículos eléctricos circulan por sus calles para una población de algo más de 5 millones de habitantes, la gasolina cuesta casi dos euros el litro, el uso de la electricidad está premiado con importantes ventajas fiscales, subvenciones, exenciones totales de IVA,  no ticket de ORA, carril bus y una amplia red de recarga de uso gratuito.   

    En España, polo opuesto,  unas 1.000 unidades el pasado año, con enorme crecimiento, pero no llegamos ni al 0,2% de la cuota total. Según un reciente estudio publicado por Nissan el 75% de los propietarios de un Leaf -el eléctrico más vendido en Europa- volverían a comprarlo y el 25% que no lo haría es por motivos de autonomía o infraestructura y lo de autonomía suena raro, sabiendo que la media de uso de un vehículo en España es de 9.000 km al año, 25 km al dia, y cualquier eléctrico supera ya los 120 km con una sola carga -creciendo por momentos- con lo que a la gran mayoría de usuarios les serviría este tipo de vehículo y al resto también si la infraestructura de carga fuera la que disfrutan otros países de la comunidad europea.

    En Cartagena no hay ninguna electrolinera y en Murcia sólo una ultra rápida. Con estos mimbres, ya saben los cestos que tocan y sólo la administración es responsable de este desastre tecnológico que provoca otro importante desastre medioambiental. Lo ocurrido con Volkswagen es una broma comparado con la realidad del problema. Un vehículo de gasolina emite 2,3 kg de CO2 por cada litro de gasolina quemado, si es de gasoil 2,6 kg. La cuenta es sencilla, 100 km emiten 15 kg de vertido. Recorrer 9.000 km anuales cuestan 1.350 kg de CO2. Cada vez que llene su depósito, unos 85 kg. más o menos subirán hacia arriba. Sin embargo esta no es una razón de peso para la época que nos ha tocado vivir donde lo más lejano es hoy  y no es un reproche para nadie, es lo que nos hemos dado, por eso cuando alguien pregunta por un vehículo eléctrico no son importantes estos datos, más interesante y convincente será el corto plazo y saber que no tendrá que hacer ningún cambio de aceite cada ningún kilómetro, no pagará revisiones, salvo visuales, de lo único que tendrá que preocuparse es de no quedarse sin líquido en el limpiaparabrisas, recorrerá 100 km con un euro más o menos y cuando circule, sólo escuchará el rodamiento de sus neumáticos acelerando hasta los 100km/h en algo más de 9 segundos como si apretara el pulsador de una batidora, así que convirtámonos en aún más egoístas de lo que ya somos y vamos a reclamar a nuestras autoridades locales las infraestructuras necesarias que nos permitirán elegir lo que ahora no podemos elegir, que implanten la legislación conveniente en ORA o carril bus,  que habiliten plazas de carga eléctrica  públicas,  que no autoricen parking públicos sin las correspondientes plazas para vehículos eléctricos, igual que se hace con las de minusválidos, y a los centros comerciales que faciliten el uso del vehículo eléctrico, que sólo cuesta poner un enchufe schuko mondo y lirondo y unos gramos de pintura verde en el suelo y cuando un cliente llegue y se enchufe mientras dedica 2 h. a la compra, habrá consumido 0,35 céntimos de electricidad, menos que si va al servicio un par de veces y usa algo de jabón y  papel.

    Esto no es un problema de que los consumidores seamos tontos para elegir, es que todavía nos lo ponen muy difícil.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook