Blog 
La Escuadra
RSS - Blog de Javier Pedreño

El autor

Blog La Escuadra - Javier Pedreño

Javier Pedreño

Javier Pedreño (Cartagena, 1962). ...

Sobre este blog de Cartagena

Palabras, derribar la gran esquina y catar la verdadera realidad de la existencia.


Archivo

  • 28
    Abril
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia Cartagena

    El índice de tolerancia

    Después de más de un millar de políticos con causas pendientes, un 95% de los ciudadanos convencidos de que la corrupción es la principal causa de la crisis y 10.000 millones de euros de alcance del agujero saqueado, ahora va a resultar que si Juan no cobra la pensión va a ser culpa del autónomo que ha rebajado unas facturillas en los ingresos de la renta, como nos pretende explicar la Agencia Tributaria en su campaña de anuncios. 

    Uno acaba cuestionando la legitimidad de este sistema para pedir honestidad a la hora de rellenar casillas y el mecanismo empieza a dar al traste también con la tasa de honradez. Me intentaba convencer un amigo de que todos somos corruptos por naturaleza y que sólo cambia el índice de tolerancia necesario para ejercerla, de ser así iríamos colocando el nivel  en un punto en función de nuestras propias circunstancias y el hecho de robar, apropiarse o corromperse terminaría siendo dependiente del valor de lo sustraído porque si fuéramos capaces de situarlo en su naturaleza y todos iguales ante un folio o ante una comisión de autopista no construida,  no se escapa ni el tato. Si me llevo un bolígrafo de la oficina soy corrupto, aunque cuando un juzgado fallara el caso diría que no alcanza al nivel castigable, o que es hurto si no estaba bajo llave, que si te olvidas el móvil en un restaurante y otro se apodera parece que no es un robo, con lo que la propia ley empieza asumiendo que en la naturaleza humana está lo de apropiarse de lo ajeno hasta el punto de cuasi autorizarlo si otro no ha protegido bajo siete llaves su propiedad,  es como si dependiendo del nivel de fuerza aplicada al tortazo, la agresión pudiera legitimarse aislando la intención y dejándola directamente proporcional a la intensidad, o como aquellos otros que acaban diciendo que iba provocando.

    En esas hemos conseguido que cuando nos enfrentamos al mercado de lo ajeno desde un nivel ya consolidado porque el techo, la comida y los folios ya están sobrepasados, empieza a ser necesaria mayor dosis para conseguir idénticos efectos, como sucede con cualquier otra droga. El asunto se dispara y metidos en harina pasamos a entrenarnos con albornoz y toallas de hotel y enseguida nos capacita la experiencia para alterar el inventario en una tablet, viendo que nadie se acaba dando cuenta nos lanzamos a sacar dinero del país, meterlo o ambas cosas a la vez. Que un partido, organización o empresa ponga en valor la ausencia de corrupción es de tal magnitud de error gravitatorio como la piedra que lanzamos desde el noveno piso, que más pronto que  tarde acabará contra  el suelo y dando al traste con la ilusión en la que algunos políticos se pretendían columpiar.

    Lo de Ciudadanos en Murcia viene a significar que ya están en onda, que son humanos y que su organización está formada por personas de las de aquí, de las corruptibles, de las que todos conocemos y que probablemente su índice esté aún muy bajo, como el euribor, pero tiempo al tiempo porque la naturaleza, como las hipotecas, tampoco juega a los dados. Así las cosas lo mismo la regla va a ser buscar votos para quien menos robe, o mejor para quien menos vaya a robar si ustedes fueran capaces de rellenar a futuro esa quiniela, porque si ni siquiera nos presentan el currículum laboral o formativo antes del mitin, qué les voy a decir de su historial de catadura moral, ese es secreto de estado.

    En todo caso, al menos nosotros, seamos serios y hagamos bien nuestra declaración que este país nos necesita como nunca, tenemos que pagarles como poco, otras elecciones.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook