Blog 
La Escuadra
RSS - Blog de Javier Pedreño

El autor

Blog La Escuadra - Javier Pedreño

Javier Pedreño

Javier Pedreño (Cartagena, 1962). ...

Sobre este blog de Cartagena

Palabras, derribar la gran esquina y catar la verdadera realidad de la existencia.


Archivo

  • 28
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia Cartagena

    El corredor confundido

    Tengo que reconocer que son muchas las veces que me han dado ganas de mudarme y ya lo habría hecho si no fuera porque tengo claro que vivo en el mejor lugar del mundo. Hay semanas en las que la tontería llega a tal extremo que se hace insoportable para los que pretendemos manejar la cosa con un mínimo de sentido común y al menos llevarnos bien.

    A mi me parece mucho atrevimiento considerar un error el que Ryanair haya confundido Cartagena con Murcia por poner una foto en su video promocional tomada en Cartagena y decir que es Murcia. Es que es Murcia, claro que es Murcia, como si pusieran una foto de la Torre del Oro en Leeds, que debe ser un lugar famosísimo en el Reino Unido pero que aquí no lo conoce ni el Tato y debajo ponen que es Andalucía y es que es Andalucía, o cuando en Sidney anuncian La Sagrada Familia y dicen que si vuelan a España podrán visitar esa maravilla, claro que La Sagrada Familia está en España o al menos durante esta semana. Montarse en estos diretes es haber perdido el sentido de la distancia, el  ‘cerca-lejos’ que nos enseñaba  Barrio Sésamo a los que disciplinadamente ya de pequeños nos dejábamos hacer.

    El asunto es que esta cosa que algunos han dado en llamar el ‘hecho diferencial cartagenero levantino’ se nos está yendo de las manos, que si con diez cañones por banda, que si la cadena y la libertad, que si mi bandera se levanta más que la tuya,  o que si me sublevo cantonalmente o no,  y uno, que es menos beligerante que Espinete, acaba pasando verguenza ajena día sí y día también. La penúltima es que los populares han firmado no sé qué Pacto de Cartagena con las regiones de España que dan al Mediterráneo,  como Andalucía, que incluye Sevilla o Córdoba,  o Cataluña o Catalunya o como se diga, que también incluye Lleida o Lérida y también da a este lado, aunque no ha faltado quien ponga el acento con lo de cómo alguien de Cartagena se atreve a firmar un pacto de estos cuando el Corredor Mediterráneo, que no se tampoco bien lo que es, pasa por Murcia, naturalmente, por dónde si no, es que Murcia está en el Mediterráneo, como Cataluña  o como Andalucía aunque tenga Huelva y Granada dentro y sin mar. No sé a qué iluminatis se le puede ocurrir que un Corredor de esos venga de Alicante a Cartagena y se deje sin conectar Murcia ciudad, que tiene 440 mil habitantes para pasar por Cartagena ciudad, que tiene menos de la mitad.

    El problema no está ahí, el problema es como siempre, no ser capaces de asumir nuestros errores y nuestra verdadera realidad, o ni siquiera nuestro puesto en el ranking con toda la honradez y humildad con la que un segundo puesto debe reconocer siempre a un primero. Si todos estos siglos hubiéramos estado currando en lo nuestro, como hicieron otros, seguramente nadie nos habría adelantado por la derecha y esta ciudad tendría más habitantes, más comunicaciones, o más renta per cápita y si no es así es sencillamente, porque nos hemos ido largando poco a poco de aquí en cuanto que nos ha ido interesando.

    Yo se que esto no es políticamente correcto pero es la pura realidad y quien grita más no tiene más razón, sólo está gritando más, ni siquiera quien gobierna tiene más respaldo real, sólo tiene más apoyos o ha sabido negociar mejor y en Cartagena, aunque tengamos un gobierno bipartito y ahora toque el bastón de mando de un lado, no conviene olvidar los votos reales, como nosotros mismos le explicamos a los catalanes cuando dicen que se van, y 15 mil votos a un partido con tinte cantonalista contra 70 mil a los que no lo son, parece que dejan claro que el ‘hecho diferencial cartagenero levantino’ no es de todos los cartageneros y el Corredor Mediterráneo sigue pasando  por Murcia, como el Ebro por Cataluña, aunque la generosidad nos otorgue ramales o trasvases, dependiendo del día.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook