Blog 
La Escuadra
RSS - Blog de Javier Pedreño

El autor

Blog La Escuadra - Javier Pedreño

Javier Pedreño

Javier Pedreño (Cartagena, 1962). ...

Sobre este blog de Cartagena

Palabras, derribar la gran esquina y catar la verdadera realidad de la existencia.


Archivo

  • 26
    Octubre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia Cartagena

    Dos no siempre es más

    Los que partimos del convencimiento metafísico de que usted y yo juntos sumamos más de dos, llegamos por el camino de vuelta a la evidencia aritmética de que divididos por mitad también somos menos que dos, porque siempre la parte fue menos que el todo.

    Me siento  tan en casa en la calle Cartagena de Murcia como en las Puertas de Murcia de Cartagena. Es verdad que aunque mi ciudad, Cartagena, nunca fue agradecida con los suyos uno sigue teniendo sus manías en la cosa de vivir y pagar impuestos. La actitud beligerante, a veces insultante, de algunos guerrilleros de la biprovincialidad me aparta cada vez más de sus reclamos.  

    Provincia no porque la tesis desde la que se parte es básicamente injusta. Los que somos de ciencias, aunque muy elementales, sabemos  que no hay deudor sin acreedor ni acreedor sin deudor y para que alguien cobre más, otro tiene que cobrar menos, que a la pasta le pasa como a la energía, ni se crea ni se destruye, sólo cambia de manos. El principio engañoso de que siendo provincia tocaremos a más deja tan en evidencia que otros tocarán a menos, que fomentar ese espíritu divisorio y homologador de que ‘lo mío es mío y lo tuyo negociable’ queda tan trasnochado, como las conquistas de los Reyes Católicos colonizando indígenas y abriendo sucursales a fuer de escopetas.

    Yo no sé si los del bi son conscientes de que estamos en el mundo de la globalidad, de la caída de las fronteras, de atender a los refugiados, de la unión europea, de la solidaridad, de medicinas para todos y por igual, de las ayudas entre los pueblos y sobre todo de no seguir alimentando sistemas que están más caducados que los yogures de la última balda de mi nevera. En entornos de compromiso hablar de que dividir y el brexit es mas rentable para algunos de los nuevos divisores, es no comprender la esencia justa de los cocientes y las matemáticas de la evolución. Seguramente Fernando VII y sucesores necesitaban provincias para relacionarse desde Madrid con sus provincianos generando réplicas del poder allá donde lo otorgaban. Si hubieran tenido correo electrónico lo mismo las habrían barrido todas, pero podemos volver a 1833 y pedir la provincia para Cartagena, Játiva, el Bierzo y Calatayud -que lo eran entonces- y enviarles palomas mensajeras a los co-perjudicados, que lo mismo no son conscientes de lo que se están perdiendo, ignorantes todo este tiempo. Otra cosa es que entremos en si los repartos son o no justos y puedo estar de acuerdo en que nada es justo para casi nadie porque todos necesitamos urgente un aumento de sueldo,  pero la solución no puede pasar por hacer una provincia en cada ciudad para así todos tocar a más cuando repartan una ecuación  imposible.  

    No me digan que no habrá más gastos, ni más políticos, digan la verdad, no pueden abanderar y proteger un sistema elefantiásico de gestión, antiguo como las piedras y aún menos querer resolverlo añadiendo más de lo mismo, es un despropósito.

    La biprovincialidad parte como una injusticia para resolver otra, endogamia, cuñados y cuñadas de Onán, codazo a Lorca o  a Caravaca. Si preguntan en el Reino Unido con 650 distritos electorales,  o en Francia con 342, qué es un tránsfuga se llevaran las manos a la cabeza.  Mantener como idóneo un sistema con 50 provincias contra el esquema de cientos de distritos con libertad de voto y políticos peleando por lo nuestro,  suena a chiste. Promover que en vez de 50, siendo 51 tendríamos un modelo más justo, es una quimera. Parches y sálvese quien pueda y en este asunto se trata de construir verdaderas catedrales, de las que se levantaban en cientos de años y por varias generaciones y ahí siguen estando, no pisitos prefabricados para el ‘mantente mientras cobro’, cortes de cintas e izadas de banderas ególatras. De las 50 provincias, sobran 50 y no falta ninguna.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook