Blog 
La Escuadra
RSS - Blog de Javier Pedreño

El autor

Blog La Escuadra - Javier Pedreño

Javier Pedreño

Javier Pedreño (Cartagena, 1962). ...

Sobre este blog de Cartagena

Palabras, derribar la gran esquina y catar la verdadera realidad de la existencia.


Archivo

  • 24
    Marzo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia Cartagena

    A-confesiones en Semana Santa

    Los que nacimos en los sesenta nos acostumbramos a ver cómo la gente acudía en busca de hombres y mujeres a cualquier calle de la mayoría de los pueblos de la región con la convicción de que les aliviarían sus dolores de huesos, de cabeza o de espalda, solían imantar agua e imponer sus manos para sanar, de ellos se decía que la mayoría ‘tenían gracia’ y lo conseguían porque habían nacido en alguno de estos días de semana santa.Poco a poco han ido desapareciendo o tal vez reconvirtiéndose a los nuevos formatos del siglo XXI más metidos en harinas de reikis,  tai chis y otras hierbas, lo que no sabemos es si habrán seguido fieles al calendario o ya valdrá cualquier fecha de nacimiento para ejercer.

    Y es que el jueves santo era la noche del luto por excelencia, no había cines, restaurantes,  ni bares, nada salvo unos tambores retumbando en el silencio vacío de la noche estableciendo la diferencia entre el mundo y nosotros mismos, devolviendo la vibración desde fuera hacia adentro cargada de oscuridad y devoción. Hoy, cinco décadas después, las cosas han cambiado, pero no crean que tanto. Presumir de estados aconfesionales no puede ser nunca sinónimo de falta de respeto para los miles de personas que desde  la tradición viven estos días con enorme solemnidad fundiéndose todas las generaciones en una sola. El otro día los ediles de Podemos no estuvieron en la presentación y pregón de la semana santa de Cartagena, y lo hacen -digo yo- convencidos que entre los miles de jóvenes que participan activamente como miembros de cofradías, de agrupaciones o portapasos, ninguno votó a Podemos, todos son seguro votantes del PP y de confesión no sólo católica sino diaria. En su defensa del estado aconfesional han retirado en algunos ayuntamientos las subvenciones a las cofradías pero las mantienen a entidades islámicas, que como todos sabemos nada tienen que ver con religión y es que hay cosas que van en la nómina, y si uno elige presentarse a concejal en Cartagena o Sevilla sabe que no puede evitar cumplir con su cometido para engalanado al efecto participar en los tradicionales actos de estas ciudades, más allá de la religión y no entraré a valorar cuánto de cada ingrediente queda presente  en cada cocinado. Pídanle -si se atreven-  a un alcalde o concejal valenciano que no asista a las fallas porque se ha revelado contra un derroche y gasto inútil que ahora piensa dedicar a mejores y más productivos menesteres que  ver arder miles y miles de euros hasta convertirse en cenizas, sólo por el hecho de disfrutar mirando mientras todo se destruye.  No podemos permitir que la mística traicione a la 'mástica' y debemos empeñarnos todos en encontrar una línea divisoria que  asuma la propia realidad de cada pueblo y comunidad presentándonos con el máximo respeto ante sus tradiciones que cada vez están más lejos de ser identificadas con religiosidad o confesionalidad.

    Unos tienen fallas, otros semana santa y otros, como los catalanes, se acaban encaramando unos sobre otros haciendo castillos humanos en el aire para al final terminar cayendo contra el suelo, el caso es que a raros no hay quien nos gane y hoy lo más importante es hacer del respeto mutuo nuestra bandera, el elemento por excelencia para lucir ante todos los actores del entramado, festeros, religiosos, políticos,  pero sobre todo ante visitantes y turistas que quieren seguir disfrutando con nuestras fiestas y tradiciones, que para dar la nota no hace falta faltar a la tradición, basta con quedarse durmiendo en un pleno, ir descamisado a ver a algún rey, o de pajarita a fiestas del cine, que a coherentes sí que no hay quien nos gane.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook