Blog 
La Errancia
RSS - Blog de Víctor Ramón

El autor

Blog La Errancia - Víctor Ramón

Víctor Ramón

Redactor freelance y colaborador los domingos con Deportes de La Opinión, en cuya edición digital trabajé de 2009 a 2012. También, entre otras ocupaciones, he sido profesor de Historia. Una vez escribí algo sobre Lope de Vega que nadie leyó y por despecho empecé a perpetrar blogs

Sobre este blog de Cultura

Confesión de naufragios, inventario de heterodoxias, apología del derroche, compendio de banalidades, orgía de comas. "La enloquecida fuerza del desaliento".


Archivo

  • 14
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Diletantes, excéntricos y raros

    La heterodoxia puede ser socialmente asumida de diversas formas, así nos podemos encontrar con cierta fascinación hacia el diletante solitario cuya riqueza le permite entregarse a lunes de ‘dolce far niente’, en los que sopesar que nuevos cuadros añadir a su colección, relamiéndose ante la perspectiva de su futura contemplación bajo el dulce sopor de alguna droga decadente como el opio o la morfina. De igual manera, también puede gozar de la aceptación común el excéntrico cuya brillantez en un determinado campo le disculpa su retraimiento y torpeza en las relaciones humanas, pero ay como no se sea ni rico ni artista, ni príncipe ni dentista hay que olvidarse de las luces de bohemia y darle la bienvenida a la tenebrosidad con la que se mira la rareza sin ton ni son.

    En todo esto también influye una discriminación por edad, ya que un veinteañero solitario parece tener ojos soñadores en la misma medida que a la soledad de un cuarentón se le va poniendo la mirada turbia del perturbado, pero creedme que puede haber metamorfosis todavía menos embriagadoras, o si no ¿quién nos puede asegurar que aquel ‘fanzinero’ salvaje de la época de la universidad no sea hoy un mesurado votante de Ciudadanos?, siendo lo más probable también que aquella flor negra de colegio de pago que decía “yo es que soy muy radical” y que te animaba vehementemente a escribir, ahora lleve pendientes de perlas y lo único que recomiende con énfasis sea el programa de Bertín Osborne, desde la indignación frente a tanta telebasura.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook