Blog 
La Dinamarca del 92
RSS - Blog de Nacho Azparren Menéndez

El autor

Blog La Dinamarca del 92 - Nacho Azparren Menéndez

Nacho Azparren Menéndez

Nacho Azparren, periodista de La Nueva España

Sobre este blog de Deportes

Un vistazo con perspectiva de la Eurocopa de Francia. Con el mismo espíritu de la Dinamarca del 92. Ya saben, aquel equipo que estaba en la playa y fue llamado a última hora a jugar por la sanción a Yugoslavia y acabó ganando el torneo.


Archivo

  • 13
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nostalgia de los clásicos

     

    Nostalgia de los clásicos

    Jugó Inglaterra y trató de rasear el balón. Se presentó Alemania y lo hizo sin delantero centro. ¿Efectos de la globalización? ¿Consecuencias del mestizaje? ¿O simple evolución? Hoy juega Italia y, en la línea de los últimos años, se espera que lo haga con una propuesta alegre y ofensiva. Lo de Inglaterra y Alemania puede pasar pero, ¿Italia? Uno, que es algo romántico, echa de menos la Italia ultra defensiva que pasaba de rebote la primera ronda. O a la Inglaterra sin titubeos que avanzaba a base de pelotazos. O a Bierhoff, ese fornido alemán del que no se recuerda si tenía los dos pies: todo lo hacía con la cabeza. El fútbol de selecciones, el último refugio del aficionado vintage.

    A España el cambio de estilo le sentó tan bien que ha terminado por convencer al resto de que nunca es tarde para probar algo nuevo. España era la furia, la entrega. “¡A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo!”. Y la eliminación en cuartos de final. Hasta que descubrió, Aragonés lo descubrió, que el excedente de centrocampistas bajitos con un poderoso dominio de la pelota podía tener sus ventajas. 

    Peor aún es lo de Brasil, que se ha pegado un golpe sonoro al estrellarse en la primera ronda de la Copa América. Brasil, el equipo de la alegría, de los laterales-extremos, del regate infinito, ahora se ha convertido en un equipo mustio y aguerrido, a imagen de su entrenador. Dunga, esforzado centrocampista en su momento, ha querido crear un equipo de Dungas. Le vendría bien recordar que él era una excepción.

    Aceptaremos el caso de España porque los resultados y la estética le avalan pero desconfiemos de más cambios profundos. Que Inglaterra siga buscando al Shearer de turno, que Alemania honre al número 9 (ganó el Mundial con Klose), que Italia siga apostando al gol-partita. Recuperemos los clásicos.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook