Blog 
¿Hay vida en Marte?
RSS - Blog de Jorge Fauró

El autor

Blog ¿Hay vida en Marte? - Jorge Fauró

Jorge Fauró

Jorge Fauró nació en Madrid en 1966. Es periodista. Subdirector de INFORMACIÓN

Sobre este blog de Cultura

Acordes y desacuerdos y otros cantos de sirena.



Archivo

  • 30
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Música para Halloween

     

    Música para Halloween

    Bauhaus, el grupo siniestro por excelencia. Perfecto para la noche de Halloween

     

    La noche de los muertos bien merece una banda sonora especial. El rock alberga de siempre un lado oscuro al que hasta los grupos más edulcorados no han podido resistirse. Otros han hecho de la muerte y de su devoción por Satán casi un género musical. Alice Cooper, Ozzy Osbourne o Megadeth son buenos ejemplos. La siguiente lista tiene mucho de fascinación por la sangre, la necrofilia o la devoción por lo oscuro. Truco o trato, vampiros, la noche, luna llena, bosques encantados, pasión por los difuntos,... En la noche de Todos los Santos carga esta lista en tu reproductor y prepárate a morir. Que disfrutes más allá de la luz.

     

     

    1. Siouxsie and the Banshees – Hallowen (1981). Sobre la base de guitarras envolventes y un estribillo que repite “Truco o trato”, la reina sin rival del punk londinense nos recuerda lo que puede pasarles a algunos de esos niños que llaman a las puertas a pedir golosinas en la noche de Halloween. Un dulce recordatorio / en el vivero de hielo azul, / de un asesinato infantil, / de brillo oculto. / Y llora.

     

     

    2. Bauhaus – Bela Lugosi's dead (1979). Peter Murphy, el líder de Bauhaus, sale al escenario envuelto en una capa y con la cara maquillada. Él es el hijo que Bram Stoker habría querido para Drácula, y el resto del grupo, las arpías. Pocas bandas de rock daban tanto miedo como Bauhaus encima de un escenario. Este primer sencillo del cuarteto de Northampton constituye un homenaje al actor que fue y siempre será el conde de Transilvania. Dice así: Bela Lugosi esta muerto / Los murciélagos han abandonado el campanario / Las victimas han sido desangradas.

     

     

    3. The Cure – Blood (1985). Esta pieza que arranca con guitarras españolas y que quería emular la música tradicional portuguesa nos introduce en el siniestro mundo de Robert Smith, el reconocible líder de La Cura. La formación comenzaba a salir de su época siniestra y estaba a punto ya de convertirse en el grupo que supo combinar en los 80 la fidelidad a su estilo con las ventas millonarias. El título no puede ser más revelador y la letra pasa de lo paranormal a lo religioso en un par de versos: Saboreo la sal de mi piel, / recuerdo todas las lágrimas, / Todas las palabras rotas. / Estoy paralizado por la sangre de Cristo.

     

     

    4. Joy Division – Atmosphere (1980). Antes de que Ian Curtis decidiera marcharse al otro barrio colgándose de la horca, nos dejó un buen puñado de joyas que hablaban de melancolía y convertían en canciones sus demonios internos. Los aficionados a los cuatro primeros grupos que componen esta lista, reyes de lo oscuro en los primeros 80, sintieron una inexplicable atracción por el suicidio. Y eso que la llamaron la década feliz. Caminas en silencio./ No te vayas, en silencio. / Mira el peligro, / siempre peligro. / Conversaciones sin fin. / La vida comenzando de nuevo. / No te vayas.

     

     

    5. Décima Víctima - Decisión (1982). Si ahora te entran ganas de cortarte las venas cuando escuchas a Vetusta Morla o a Izal, pregunta a tu padre si conocía a la Décima Víctima (lo dudo). Qué tristeza, qué melancolía, qué pesadilla, qué hermosas canciones nacidas de la depresión y el tormento. Nunca hubo éxtasis. Dos hermanos suecos y el excantante de Ejecutivos Agresivos componen un universo de atmósferas irrespirables influidos por The Cure y Joy Division. Esta pieza de su primer elepé condena al protagonista al suicidio, arrastrando con la sangre compasión

     

    6. Pink Floyd – Lucifer Sam (1966). El año que nació el autor de este blog daba también a luz una de las grandes bandas de todos los tiempos. Syd Barret, el líder lisérgico de los Floyd, grabó unas cuantas maravillas antes de que los demás miembros del grupo decidieran echarle. Esta oda a Lucifer vista a través de los ojos de un gato se incluye en el primer álbum, The Piper at the gates of Dawn, del luego afamado cuarteto. La guitarra de Barret pasada por la turmix del eco electrónico da como resultado una canción psicodélica demasiado siniestra para la época, lo que demuestra que el primer líder de Pink Floyd se adelantó a su tiempo.

     

     

     

    7. Golpes Bajos – A santa compaña (1984). Tras el rotundo inicio con No mires a los ojos de la gente, los gallegos liderados por Coppini y Cardalda enseñan sus verdaderas credenciales con un álbum con referencias a los cuentos de los hermanos Grimm, la locura, los malos tratos o esta insuperable descripción de la leyenda gallega por excelencia, la que habla de esa noche en que los muertos salen en procesión y se llevan por delante a todo ser viviente que pillen a su paso. Insuperable.

     

    Música para Halloween

     A santa compaña

     

    8. Alaska y los Pegamoides – Redrum (1982). Antes de que convertirse en la mujer de Mario Vaquerizo, Alaska hacía cosas muy interesantes. Los reyes del pastiche van un día al cine a ver El resplandor y se les ocurre hacer esta canción de miedo. Ven a jugar con nosotras. ¡Ven a jugar con nosotras! Para siempre, siempre, siempre.... Aquellas gemelas de Kubrick daban miedo de verdad. Y más cuando aparecía la palabra Redrum escrita en el espejo. Al revés se lee murder (asesino).

     

    9. Killing Joke – Love like blood (1985). La Broma Asesina saca esta pieza como segundo single de su quinto álbum y lo peta. Las pistas de las discotecas de entonces se llenan de modernos vestidos de negro, los labios pintados y entrando en éxtasis. En una mezcla entre el Joker de Batman y un asesino en serie, Killing Joke alcanzan el Olimpo de lo siniestro. El riff de guitarra es de lo mejor de la década.

     

     

    10. Peter Murphy – Cuts you up (1989). Volvemos al exlíder de Bauhaus, que nunca dejó de ser un personaje de Anne Rice, para deleitarnos con esa obra maestra de su tercer disco en solitario. La canción cuenta una historia inquietante de alguien que parece estar subyugado por una especie de fantasma del pasado. Lástima que no fuera constante. Habría sido un grande.

     

     

     

    11.Evanescence – Going under (2003). El álbum Fallen vendió millones de copias en todo el mundo gracias, entre otras, a canciones como ésta. De Evanescence podríamos haber puesto cualquier otra porque Amy Lee es la novia cadáver por excelencia. Solo con echarle una ojeada al vídeo que acompaña este tema, su presencia en esta lista está más que justificada.

     

     

     

    12. Parálisis Permanente – Quiero ser santa (1982). Hay decenas de canciones de la banda de Eduardo Benavente perfectas para la noche de Halloween, desde Jugando a las cartas en el cementerio a Esa extraña sonrisa, que quizá habría sido más apropiada porque es absolutamente necrófila. Pero este tema compuesto por Alaska y Ana Curra es quizá uno de los más conocidos, con esa letra a caballo entre lo ridículo y lo sacrílego.

     

     

    13. Marylin Manson – Sweet dreams (1995). Marylin Manson supo sacar partido a esa oda al sexo sadomasoquista compuesta años antes por los Eurythmics. Para algunos supera a la original. Perfecta si encuentras pareja en la noche más terrorífica del año y acabas vestido de cuero y jugando con velas. Voy a utilizarte y a abusar de ti. / Voy a saber que hay adentro. / Voy a utilizarte y a abusar de ti. / Voy a saber que hay dentro de ti.

     

     

     

    14. Snake Corps - This is a seagull (198?). Antes de que te echen de la fiesta, dile al dj que pinche este tema si todavía vas sereno. Estás a punto de convertirte en Lestat. O eso quisieras.

     

     

    15. Escape with Romeo – Somebody (1991). Una banda alemana se cuela en esta lista. Los alemanes llevan siglos dando miedo. Merkel aún sigue dándolo. Esta canción es perfecta para el fin de fiesta. Si estás en un local con bombillas estroboscópicas y luz negra, esa que cuando sonríes parece que estés haciendo un anuncio de pasta dentífrica, no sueltes tu copa y déjate llevar. Somebody es ideal para cerrar el garito y salir a la calle antes de que amanezca y el sol te destruya.

     

     

     

    Música para Halloween

     

    Música para Halloween

     

     Música para Halloween

     

    Música para Halloween

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook