Blog 
Exploralmas
RSS - Blog de Susana R. Sousa

El autor

Blog Exploralmas - Susana R. Sousa

Susana R. Sousa

Mitad persona mitad animal, quizás un pez (por lo de piscis) pero no sirena (muy aburrido). Experta en perder el tiempo. Lo que más me pone: los atlas de geografía. Lo que menos: las injusticias. Me fastidian las gotitas líquidas de colores que chorrean cuando comes fruta, pero me encantan las fresa...

Sobre este blog de Sociedad

"Escribo porque no tengo nada que hacer en el mundo: estoy de sobra y no hay lugar para mí en la tierra de los hombres. Escribo por mi desesperación y mi cansancio, ya no soporto la rutina de ser yo, y si no existiese la novedad continua que es escribir, me moriría simbólicamente todos los días...


Archivo

  • 01
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Objetivos comunes

    Sor Lucía Caram ha pedido una auditoría a Montoro para que demuestre el final de la crisis y además exige su dimisión “inmediata” por lanzar infamias contra Cáritas a raíz del informe de la entidad sobre la pobreza infantil en España. Vamos, que lo que no ha hecho el Papa ni el honorabilísimo Rouco Varela, ni ningún padre gordo de la Iglesia, lo hace esta monja de Manresa desde Twiter, porque vive en un claustro, con sus dos ovarios bien puestos.

    He leído de ella que es una monja separatista y progresista que está a favor, entre otras cosas, de la libre decisión de la mujer a abortar. “Dios nos hizo libres” dice (también es verdad que no dejó escrito cómo serlo ni dejó el camino muy allanado, pero en fin), algo que jamás he escuchado a ningún cura en mis trece años de misa dominical (obligados, por supuesto). Tras conocer la existencia de esta aguerrida hermana estoy pensando en dejar de marear al arzobispado con mi apostasía y hacerme creyente primero y seguidora en Twiter de ella después. Desde luego tiene más cojones que la mayoría de los hombres que han pasado por mi vida y bastante más conciencia social que toda la curia vaticana al completo.
     

    Cuando me preguntan cuál es el objetivo de tanta lucha y, sobre todo, cuál es el objetivo común, no contesto porque me parece un poco de perogrullo, pero me vienen a la cabeza algunas personas. Y me emociono. Ahora también me acordaré de Sor Lucía Caram.  ¿El objetivo? Bueno, creo que todos sabemos que en este país -según datos oficiales- el fraude fiscal de las grandes empresas supone más de 42.000 millones de euros anuales y sabemos también que la Agencia Tributaria ha anunciado que va a centrarse en la ‘vigilancia’ de las Pequeñas y Medianas Empresas. Otra cosa que sabemos es que el Gobierno va a rescatar a las nueve autopistas de peaje que están en riesgo de quiebra integrándolas en una empresa pública y que para ello ha planteado a los bancos acreedores de las vías aplicar una quita de hasta el 50% en la deuda que soportan. Así, la nueva sociedad pública de autopistas sólo reconocería a los bancos unos 2.400 millones de deuda, en vez de los 3.800 millones que actualmente suman las vías. Estos podrían ser algunos de los objetivos, pero hay más.
     

    España registra una tasa de pobreza que en la población infantil llega al 29,9%, según datos de 2013 de Eurostat. De 2011 a 2012 la tasa de pobreza en este sector de población aumentó del 15,6 % al 19,4 %. Sor Lucía Caram se dedica en cuerpo y alma a ayudar a los más desfavorecidos, a los invisibles, conoce de primera mano la miseria que asola este país y con su labor honra de la mejor forma posible la vocación que eligió (si es que eso se elije). Por esta razón, tiene todo el derecho a exigirle a Montoro (y ya que se pone: a todo el Gobierno y oposición en bloque) su dimisión inmediata.
     

    Me pregunto por qué no hay mujeres como sor Lucía gestionando los pueblos, las comarcas, las ciudades, los países o el mundo. ¿Por qué mujeres como ella tienen que estar encerradas en un claustro, haciendo esa labor tan grande pero tan a escondidas que la vuelven chiquita? ¿Y por qué tenemos que soportar a otras como Ana Botella que quiere poner multas de seiscientos euros a los indigentes que ensucian Madrid? Supongo que porque, de alguna manera, así lo hemos elegido. Elegir a mujeres como Sor Lucía y no como Ana Botella podría ser otro objetivo común. Y se me antoja que uno de los más grandes ¿No os parece?

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook