Blog 
ETERNAMENTE INCONFORMISTA
RSS - Blog de Pedro José Ruiz Soriano

El autor

Blog ETERNAMENTE INCONFORMISTA - Pedro José Ruiz Soriano

Pedro José Ruiz Soriano

Pedro José Ruiz. (Mula, Murcia) Maestro especialista en Música y Licenciado en Pedagogía. Músico percusionista. Impaciente. Inmerso en el constante empeño por aprender. Eternamente inconformista. Iniciándome en el mundo activo de la política. Twitter: @pedrojoseruiz

Sobre este blog de Sociedad

En este blog quiero dejar plasmadas mis reflexiones sobre la actualidad política y las experiencias personales que están directamente relacionadas con este mundo. De vez en cuando plasmaré reflexiones sobre otros temas a modo de refrigeración.


Archivo

  • 15
    Mayo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Murcia

    El papel del Estado

    Siempre he sido de los que miden las consecuencias que puede tener deambular por las inmediaciones de un extremo o hacerlo cerca del otro.

    Pensar que el Estado debe ser reducido a su mínima expresión, ahora mismo y atendiendo a las actuales circunstancias, es un error, pero también lo es pensar que debe hacerse tan grande como para controlar cualquier parcela de nuestra vida.
     
    Cuando un Estado es capaz de meterse en asuntos que deberían ser parte de la libertad que a cada persona nos corresponde, se corre el riesgo de vivir de la forma que los políticos que manejan el Estado quieren que vivamos.
    Por el otro lado, borrar el Estado completamente nos lleva a actuar en contra de nuestra naturaleza social y la tendencia del ser humano a unirse en sociedades cada vez más interconectadas, fruto y principal motivo de nuestra evolución.
     
    La libertad debe estar siempre presente. El papel que debe jugar un Estado no es el de situarse por encima de las personas para manejarlas, sino el de situarse por debajo de ellas como si de un colchón se tratase para amortiguar la caída que podamos tener en determinados momentos de nuestra existencia y que sirva de impulso para volvernos a levantar.
    Nada ni nadie debe ponernos unos límites, siempre y cuando nosotros tampoco se los pongamos a los demás.
     
    Nuestra libertad nunca debe coartar la de los demás.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook