Blog 
En segundo plano
RSS - Blog de Jorge Garma

El autor

Blog En segundo plano - Jorge Garma

Jorge Garma

El periodismo y los deportes están unidos desde siempre, desde los relatos orales de los antiguos Juegos Olímpicos a las transmisiones vía tableta o 'smartphone' de la última Eurocopa.

Sobre este blog de Deportes

Los acontecimientos deportivos siempre esconden multitud de lecturas posibles. Aquí trataremos de fijarnos en ellas con la actitud de ofrecer una nueva perspectiva, siempre bajo un prisma periodístico.


Archivo

  • 21
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una Confederaciones de ritmo previsible

    La Copa Confederaciones va tomando aire de previsibilidad, lo que es algo negativo, pero al mismo tiempo positivo. Si hace cuatro años Estados Unidos se plantó en la final después de derrotar a España en semifinales, en el torneo de Brasil parece muy improbable que surja un ‘outsider’. Serán España, Brasil, Italia y Uruguay, salvo que Nigeria desplace a los ‘charrúas’ en la última jornada, los que se disputen el título.

    Más allá de la exótica -pero merecida- presencia de Tahití en esta Confederaciones, lo cierto es que se esperaba más de selecciones como México, Japón y Nigeria. La FIFA está empeñada en difundir el fútbol por los cinco continentes, pero la brecha entre los orígenes del fútbol (Europa y Sudamérica) con el resto del mundo sigue estando ahí. Y eso que estas selecciones han dedicado más tiempo al torneo que las favoritas, donde los futbolistas han consumido la temporada pensando en sus equipos europeos y la Liga de Campeones. México, por ejemplo, ha supuesto una gran decepción. Se ha mostrado como un equipo a verlas venir, sin fútbol ni motivación ante Italia y Brasil. Japón sigue siendo un bloque nervioso cuando se trata de sentenciar y Nigeria da la sensación de ser un grupo donde cada uno batalla por su cuenta.

    Con estos componentes, el dato esperanzador para la comunidad futbolística es que las semifinales van a reunir a cuatro clásicos de alta gama, principal motivo para seguir una competición que en Brasil da más que hablar por el descontento social relacionado con ella que por el juego de la ‘canarinha’. Buenas noticias en España: el conjunto de Del Bosque sigue a lo suyo, sin que se perciba cansancio en las piezas clave del equipo y recuperando a Torres y Villa para la causa global. En Brasil, Neymar se basta y se sobra –de momento–. Dado el perfil conservador de Scolari, no se vislumbra que vaya a cambiar algo ahora. Italia confirma las buenas señales que Prandelli está obsesionado en inculcar, con un equipo entregado a la inteligencia de Pirlo. Uruguay es la más dudosa. Su delantera no se discute, pero se le observa el mismo problema que a Argentina. Carece de centrocampistas de clase, todo lo contrario que España.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook