Blog 
En segundo plano
RSS - Blog de Jorge Garma

El autor

Blog En segundo plano - Jorge Garma

Jorge Garma

El periodismo y los deportes están unidos desde siempre, desde los relatos orales de los antiguos Juegos Olímpicos a las transmisiones vía tableta o 'smartphone' de la última Eurocopa.

Sobre este blog de Deportes

Los acontecimientos deportivos siempre esconden multitud de lecturas posibles. Aquí trataremos de fijarnos en ellas con la actitud de ofrecer una nueva perspectiva, siempre bajo un prisma periodístico.


Archivo

  • 26
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Las (no) responsabilidades de Mourinho

    La goleada del Barcelona ante el Levante (0-4) coloca en pavimento de lujo el camino azulgrana hacia una nueva Liga. Eso es lo que se extrae como conclusión generalizada tras una nueva jornada de Liga en la que el Madrid resembró su parcela de dudas con una derrota por la mínima en el Villamarín. Once puntos pueden ser una diferencia insalvable para los blancos. O no. En medio del panorama de dudas en el Bernabéu, hay motivos para creer que el Madrid enderezará su rumbo. Otra cosa es que le sea suficiente para toserle a un Barcelona de ritmo sideral.

    En primer lugar, aunque sus métodos gusten más o menos, Mourinho sabe recuperar a sus grupos después de tragos como el del sábado. Es dificil coger a sus equipos en dos renuncias consecutivas. Además, es de suponer que futbolistas como Di María u Özil tendrán que percatarse de que necesitan elevar sus prestaciones en breve si no quieren que los aficionados pasen con ellos de la confusión al enfado. Por último, el Madrid contará de nuevo con los retornos de Marcelo e Higuaín, a los que se echa de menos como agua de mayo.

    Todos estos aspectos, que están dañando la productividad del Madrid, difícilmente pueden ser achacables a la figura de Mourinho. Como tampoco lo son las cuitas que Cristiano Ronaldo se traiga con la directiva. Lo que sí es responsabilidad suya es la generación de ruido constante alrededor de su equipo, basado en un discurso victimista en el que, casualmente, él no tiene ninguna tarea que asumir porque siempre son facetas externas a él: arbitrajes, calendario, portavocía del club...

    Toda esa amalgama se amplifica durante la semana y provoca que el rival de turno salga mucho más motivado contra el Madrid que contra el Barcelona. Además, esta temporada los equipos se enfrentan primero al conjunto blanco y dos semanas después a los azulgranas. La convicción generalizada es que al Madrid, que es el campeón de Liga después de un rendimiento superlativo en la pasada temporada, se le puede hacer más daño que al Barcelona. Se decía que Mourinho era (y es) un experto en aglutinar toda la presión sobre sí mismo para evitar daños colaterales a su equipo. El problema es, que dos años y medio después de su llegada, el globo de la presión es tan grande que ni sus propios futbolistas saben a veces como tratar con ella.

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook