Blog 
En segundo plano
RSS - Blog de Jorge Garma

El autor

Blog En segundo plano - Jorge Garma

Jorge Garma

El periodismo y los deportes están unidos desde siempre, desde los relatos orales de los antiguos Juegos Olímpicos a las transmisiones vía tableta o 'smartphone' de la última Eurocopa.

Sobre este blog de Deportes

Los acontecimientos deportivos siempre esconden multitud de lecturas posibles. Aquí trataremos de fijarnos en ellas con la actitud de ofrecer una nueva perspectiva, siempre bajo un prisma periodístico.


Archivo

  • 19
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Francia, entre el futuro y el pasado

    Será Francia el rival de España en cuartos de final. Se esperaba un choque con Inglaterra, pero finalmente serán los 'bleus' los que se midan a la selección española. Dos veces campeona de Europa y otra del mundo, Francia representa a un fútbol de importancia histórica y simbólica, pues no conviene olvidar que tanto la Copa de Europa, actual Liga de Campeones, y la propia Eurocopa de Naciones tienen su origen en el deseo y el empuje galo de organizar competiciones entre clubes y selecciones.

    A priori, el partido ante Francia se presenta para España algo más asequible que Inglaterra. La selección británica le iba a plantear a España un cerrojazo similar al que se vio en el último amistoso de Wembley (1-0). El estilo de Francia remite algunas concomitancias con el de España: asunción de la pelota y libertad para sus futbolistas más ofensivos (Ribéry, Nasri y Benzema). Por ahí la selección de Del Bosque tiene más que ganar, pues suele desenvolverse mejor ante equipos menos especulativos.

    Francia es, además, un equipo aún por hacer, que transita entre la nueva ilusión de jóvenes como Ménez, Giroud y Cabaye y las viejas esencias de futbolistas que suelen hacer más la guerra por su cuenta, como Malouda y el propio Ribéry. Ambos participaron del bochorno de Sudáfrica, cuando el equipo se desgajó a base de motines, rencillas con Raymond Domenech y de una actitud de desgana que condenó a Francia desde el comienzo. Pero mal haría España en confiarse. Al fin y al cabo, como el gallo que lleva en su camiseta, si de algo no está escasa Francia es de orgullo.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook