Blog 
En segundo plano
RSS - Blog de Jorge Garma

El autor

Blog En segundo plano - Jorge Garma

Jorge Garma

El periodismo y los deportes están unidos desde siempre, desde los relatos orales de los antiguos Juegos Olímpicos a las transmisiones vía tableta o 'smartphone' de la última Eurocopa.

Sobre este blog de Deportes

Los acontecimientos deportivos siempre esconden multitud de lecturas posibles. Aquí trataremos de fijarnos en ellas con la actitud de ofrecer una nueva perspectiva, siempre bajo un prisma periodístico.


Archivo

  • 28
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    España hace de lo extraordinario lo normal

    Lo extraordinario se ha vuelto normal. Tanto, que se corre el riesgo de no valorar lo alcanzado, como ha sugerido estos días Vicente del Bosque. España se planta en su tercera final consecutiva, demostrando que su fútbol, al menos en el terreno de juego, es el mejor del mundo.

    Se puede discutir sobre el estilo de la selección y si existe una correspondencia ofensiva que equivalga al alto nivel de posesión del que dispone en cada partido, pero lo que está claro es que España tiene un plan: jugar bien y, como consecuencia de ello, ganar. O situarse lo más cerca de ello. El ideario es la posesión, la asociación continua y la magia final de Xavi, Silva o Iniesta. Pero esto no significa que el de España sea el único esquema válido. El que suscribe disfruta también con el fútbol de latigazo continuo de Alemania y lo ha hecho también con algunas ráfagas de Inglaterra, cuando busca la pelota larga y acosa a los defensas hasta hacerlos caer. Esa es la riqueza del fútbol. Que cada equipo emplee sus mejores métodos con el objetivo de vencer y no de especular.

    Lo entendió Alemania hace unos años y dio entrada a una generación de fútbol mestizo, joven y despreocupado. Ha seguido el ejemplo Italia, que se ha dado cuenta que se despeñaba por el camino. Y tenía coartada para seguir aferrada al pasado. Así ganó el Mundial de 2006. La que no lo ha cogido es Inglaterra, a la que muchos aficionados y medios reclaman una revolución. Si la hay, ésta debería ir también a un plano mental, porque no se suele ver una selección más presionada por su entorno en los grandes torneos que la de los ‘pross’.

    España ya está en la final. De aquí hasta el domingo, volverán los debates sobre la alineación. Sorprendido Del Bosque dando entrada a Negredo, ampliamente superado por la defensa de Portugal. Al técnico no termina de encajarle ningún delantero centro en su libreta. Cesc gana enteros de cara al domingo. Si el barcelonista se alinea en Kiev y España alza la copa, sería la culminación de una revolución. La selección más ofensiva y dominadora se adjudicaría el torneo sin un ‘9’ puro. Eso sí que sería fútbol moderno.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook