Blog 
En segundo plano
RSS - Blog de Jorge Garma

El autor

Blog En segundo plano - Jorge Garma

Jorge Garma

El periodismo y los deportes están unidos desde siempre, desde los relatos orales de los antiguos Juegos Olímpicos a las transmisiones vía tableta o 'smartphone' de la última Eurocopa.

Sobre este blog de Deportes

Los acontecimientos deportivos siempre esconden multitud de lecturas posibles. Aquí trataremos de fijarnos en ellas con la actitud de ofrecer una nueva perspectiva, siempre bajo un prisma periodístico.


Archivo

  • 08
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Empate y todos contentos

    El tercer 'Clásico' de la temporada, el primero en Liga, sirvió para dejar las cosas como estaban, con el Madrid a ocho puntos pero con la sensación de que está muy vivo y con un Barcelona que parece ir cogiéndole el truquillo a lo de ser más práctico que estético (de la plasticidad ya se encarga Messi, y con un par de apuntes suyos le bastarían a cualquiera, pero tal vez no al Barcelona).

    El Madrid confirmó en el comienzo que se sabe de memoria las estrategias de su rival y le apretó donde más le duele. Robo en el centro del campo, chispazos entre Özil, Di María y Cristiano Ronaldo y gol. Khedira sigue excelso en lo (tal vez único) que sabe hacer: molestar a Xavi y Busquets y dársela a Xabi Alonso. Eso le bastó al Madrid la primera media hora. Un desajuste entre Pepe y Ramos lo aprovechó Messi para darle al Barcelona un empate que ni sospechaba.

    Eso sí, a partir de ahí el Barcelona se sintió más libre. Da la sensación de que su gran dilema de esta temporada es ponerse en ventaja, marcar el primer gol. Quitarse esa losa es como si un estudiante lograse aprobar el primer examen de junio; a partir de ahí viene todo más rodado. Messi lo certificó con un golazo que la realización televisiva ayudó a engrandecer con la estirada de Casillas en formato casi de 'cinemascope'. Pero Mou ha inyectado su gen indestructible al equipo blanco: Özil, recuperado para la causa, conectó con Cristiano y el portugués marcó el empate. Como siempre, el Madrid jugó su partido y el luso el suyo propio.

    La última sensación es que ambos técnicos se fueron satisfechos. La Liga es ahora un juego tan mental, de tremenda exigencia psicológica, que se fragmenta en pequeñas batallas de mes a mes, siempre sometidas a muchísimos imponderables. De ahí que sea un error dar al Real Madrid por vencido. Aunque remontar esos ocho puntos puede que suponga un mayor esfuerzo para Mourinho que los dos títulos que lleva en España.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook