Blog 
En Mi Inmodesta Opinión
RSS - Blog de Francisco GMARIN

El autor

Blog En Mi Inmodesta Opinión - Francisco GMARIN

Francisco GMARIN

Un observador de la Realidad, que pretende aguantarle la mirada. Por que tú no observes la realidad no va a dejar ella de observarte a ti; así que mírala, siempre con ánimo crítico e independiente, sin más deudas ni trabas que las que a uno le impongan la educación y la propia conciencia

Sobre este blog de Sociedad

Un Blog de opiniones audaces, mordaces, sagaces, fugaces o tenaces, pero nunca mendaces ni demasiado locuaces, con la única intención de ser perspicaces. (Abstenerse suspicaces)


Archivo

  • 16
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    IMPUESTOS HECHOS DERECHOS

    HECHO IMPOSITIVO

    Vivimos tiempos fiscales y fiscalizados. No vienen hombres a caballo a recaudar, pero dadles tiempo. Pronto habrá que esconder a las esposas e hijas jóvenes, no vaya a ser que ellos quieran alguna primicia, además del diezmo. Que nunca es diezmo. En algunos casos el porcentaje se va hasta el cincuenta por ciento, y raro es quien en impuestos directos no paga, al menos, un cuarto de lo que gana. Ese es un privilegiado. Y, si sumamos los indirectos, quien más y, sobre todo, quien menos,  está aproximadamente hasta mayo, trabajando para el gobierno. No digo para el país, porque si fuera para el país, aún…pero este no es un país. Hace tiempo que decidimos dividirlo en diecisiete virreinatos, a cual más fatuo y engreído y poseído de si mismo. Y los virreyes o virreinas- que de todo hay- suelen tener una gran creatividad y clarividencia en inventar nuevos impuestos y añadirlos a los ya por el estado transferidos.

     Lo cual, hermanos en Montoro,  que, si no tienen ustedes la mala suerte de heredar,  podrán considerar que, a partir de junio más o menos, el dinero que ganen, empieza a ser suyo. Porque, como herede, eso sí, se le van también julio y agosto en la fiesta. El estado benefactor no puede dejar que nadie se muera sin cobrarle por el patrimonio acumulado , en lograr el cual se ha dejado la vida , y por el que  ya pagó impuestos- algunos duplicados- durante  ella.

     

    Luego, a la menor, te salen con que defraudas, aunque sean cuatro euros,  y  que, directamente, eres un insolidario y un mal nacido. En un país donde la corrupción no es que flote en el aire, es que apenas lo deja correr, y donde el dinero público se lo han llevado, se lo llevan y se lo seguirán llevando a espuertas personas   ( por así llamarlas) instituciones y fundaciones que en  maldita hora se instituyeron y se fundaron y cuyo objetivo  teórico era asistir a los más necesitados ( que, curiosamente en la práctica siempre suelen ser los que los fundan) tú, si le pagas al fontanero cincuenta euros sin IVA, eres el cabrón.

     

    Ah, pero eso sí,  se habla a boca llena del “hecho impositivo” y la solidaridad y el rigor fiscal. Hermosas palabras. Pero con las palabras no se come. Y con el dinero que, en limpio, le queda a uno, en muchísimos casos,  se malcome. Uno procura- porque le educaron honesto- atender a sus obligaciones fiscales individualmente, como un compromiso suyo e independiente de lo que otros hagan. Pero en el fondo sabe que en  lo del rigor y el control no es oro todo lo que reluce. Así que se limita a sobrevivir y en cierta y encubierta manera, como dije,  trabajar ese  medio año para el estado. En el mejor de los casos.

     

    Y entonces, cuando llega el verano, porque hay que vivir, va uno y lo celebra con la primera mariscada que se puede permitir pagar con dinero que parece suyo. Y es posible que incluso en mitad de ella- el vino es lo que tiene- en la euforia del momento dado, puede que brinde por la justicia social , la redistribución y el hecho impositivo.

     

    Y es que, mis montorianos amigos, no somos más buenos porque no nos dejan.

     

    Ni más tontos porque, eso sí, ni entrenando…

     

     

     

     

     

    ( es rimar por no llorar)

     

     

     

     HECHO IMPOSITIVO

    HECHO IMPOSITIVO

     

    Respecto al llamado "hecho impositivo"

    admitir deberemos y es un hecho

    que eso en España nunca toca techo

    y es barbecho do moja más de un vivo.

     

    Del corrupto, es el campo de cultivo

    que  labra en cuanto puede en su provecho

    ("se lo lleva" contra fuero y derecho

    en  rito general y vomitivo)

     

    Y si tú evades, no eres solidario

    aunque sean tres duros al Erario.

    Pues ello es discutible- ya concluyo-

     

    porque en el rigor fiscal que se aduce

    ni es Montoro todo lo que reluce

    ni nunca todo tu dinero es tuyo

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook