Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cinco libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de le...

Sobre este blog de Tecnologia

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 20
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UNA RED CELESTIAL

     

    Google es una empresa que le gusta hacerse notar, además siempre con temas relacionados de una u otra manera con Internet. Al fin y al cabo, son una empresa  que se dedica a dar servicios en la Red. Pues bien, recientemente ha lanzado treinta globos gigantes de helio, desde Canterbury, en la costa este de Nueva Zelanda, con el fin de situarlos en la estratosfera a una altura entre dieciocho y veinte kilómetros, para así poder dar acceso a Internet a velocidades comparables, o a veces incluso superiores, a las actuales de las redes 3G en las zonas que estos sobrevuelen. Es como simular una red de satélites pero con globos, lo que supone un coste menor y una mayor facilidad de despliegue en zonas remotas. No se trata de lanzar un globo en la zona donde se necesite conexión a Internet, ya que las corrientes que hay a esa altura van a estar moviéndolo continuamente, sino que se pretende que una red de globos den cobertura a una determinada zona (es decir, cuando un globo sale del área de cobertura, otro entra para poder seguir dando conexión).
    Esta iniciativa, que originalidad no le falta, se conoce como Proyecto “Loon”, abreviatura de “balloon”, que significa globo en inglés; pero que también tiene el significado de “loco”, quizás por esas dosis de locura o ingenio que tiene. Ellos sabrán con certeza por qué le pusieron ese nombre. Lo que sí han confirmado es que en las cincuenta viviendas donde se llevó a cabo esta prueba piloto, se ha podido incluso mantener una conversación por Skype y que por ello esperan extender este proyecto experimental a países en la misma latitud, como Sudáfrica, Uruguay, Australia o Chile, con más de 300 globos.
    Puede sonar a un argumento de novela de ciencia-ficción, pero por el momento es real y podría llegar a revolucionar la vida digital del planeta, ya que la creación de una red “celestial” permitiría darle conexión a dos tercios de la población mundial que hoy no tiene acceso por los altos costes y la poca rentabilidad que implica construir una red de telecomunicaciones en zonas del planeta de orografía complicada.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook