Blog 
En analógico y en digital
RSS - Blog de Rubén Sánchez Antuña

El autor

Blog En analógico y en digital - Rubén Sánchez Antuña

Rubén Sánchez Antuña

Ingeniero de telecomunicación, diplomado en economía y postgrado de especialista en economía de las telecomunicaciones. Como escritor tiene publicados cinco libros: "Dos estrelles nel firmamentu infinitu","El murmuriu d'un mieu ensin nome","Dos visiones asturianes de le...

Sobre este blog de Tecnologia

Reflexiones sobre las TIC y la sociedad de la información


Archivo

  • 25
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL TROPIEZO DE GOOGLE

    Me ha sorprendido mucho la noticia de que Google va a vender el 6,5% que posee del operador móvil Clearwire por 47,1 millones de dólares, justo cuatro años después de que lo comprara por 500 millones de dólares. Son más de 300 millones de euros de pérdidas. Clearwire es una compañía que vende servicios de acceso a Internet inalámbrico cuya sede principal se encuentra en Washington, que cotizaba a 16 dólares por acción cuando Google entró en su accionariado y que ahora sus acciones han caído hasta los 2 dólares.

    Curiosamente, esta noticia ha tenido muy poca repercusión en la prensa nacional y sin embargo es un buen ejemplo de la gran dificultad –e incluso imposibilidad- que supone tener éxito constantemente en el sector de las TIC. No son pocas las veces en que se ha vendido la idea de que montar un negocio o ganar dinero en el sector de Internet es fácil, como si los ingresos  lloviesen del cielo de manera inmediata. Pensar así es un gran error. En verdad, hace falta, entre otras muchas cosas, tener mucha paciencia. Pocos son  los negocios en Internet que alcanzan grandes utilidades en el corto plazo, la mayoría de ellos tardan un buen tiempo en poder ser considerados rentables.

    Quizás sea eso precisamente, las prisas que tiene Google en el sector móvil e inalámbrico  lo que le ha hecho volver a fracasar. No debe olvidarse el batacazo que se llevó con su primer teléfono móvil, el Nexus One, y lo mismo con su sucesor, que salió a la venta a finales de 2010. En este sector solamente han acertado de lleno con su sistema operativo Android, pero no consiguen dar el paso siguiente, lo cual no deja de ser casi inexplicable.

    Google se ha negado a hacer declaraciones precisas y concretas sobre esta operación de venta de Clearwire y se han limitado únicamente a publicar un breve comunicado: “Replanteamos nuestras inversiones según la evolución de mercado”.

    Se les nota bastante enfadados.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook