Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 12
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    YIHADISMO, MÁS DE LO MISMO

     Lo ocurrido en Francia es monstruoso. Una tragedia en toda regla. Y una severa advertencia también. Estamos tratando de personas que han dejado de ser humanas para convertirse en animales salvajes desprovistos de conciencia y sentimientos, de alimañas, de fieras que se aprovechan de las democracias para destruírlas haciendo uso de su misma esencia de libertades personales. Son bestias sanguinarias, ciegas de odio y de autoasumida ignorancia.

    Yo ya había advertido en este mismo medio que, si bien el yihadismo es un fenómeno maligno nacido fuera de occidente (otra cosa es la responsabilidad del propio occidente en ello) no es menos cierto que pone sus huevos y anida sus larvas dentro de los propios paises democráticos - me remito a mi artículo de noviembre ppdo. sobre el detenido en San Pedro del Pinatar - aquí, en estas mismas columnas, y lo que pienso de ello.

    Y son esas larvas nacidas en el nido protector de las democracias las que, a modo de virus, o de caballo de Troya, utilizan los terroristas islámicos para acabar con su único y principal enemigo: el propio sistema democrático que niega su absolutismo oscuro. Lo de las caricaturas de Mahoma o los ripios sobre Alá son solo excusas para usar zombis que mueran destruyendo. El Estado Islámico nunca, jamás, podrá ser un estado democrático. Por eso debe ser eliminada la democracia.

    No es mi pretensión ser la voz de ningún profeta. Sobran profetas. Dios me libre de ello. Pero solo veo dos caminos posibles para conjurar este terrible y temible peligro que amenaza, y no es ninguna exageración, con terminar con la civilización de la cultura, el órden, los derechos humanos y las libertades:

    O se protegen las fronteras y los países con un control férreo y sin concesiones de todo lo que huele a islam fanático y/o fundamentalista, o se combate decididamente y todos-a-una, allí donde el mal se produce y se reproduce. Sin excusas ni debilidades, sin fisuras, con determinación y unión. 

    La primera opción tiene el peligro de defender la libertad de opinión y expresión reprimiendo otra libertad de acción. Ya se sabe el axioma de que a mayor libertad, mayor riesgo, y a mayor seguridad, menos libertad... Además, se dispararía a niveles peligrosos la islamofobia que está despertando en toda Europa, y asistiríamos a linchamientos indiscriminados que, en el fondo, serían tan horrorosos e injustos como el que queremos combatir, poniéndonos a su misma altura de inhumanidad.

    La segunda opción tiene de legítima el derecho a defenderse y defender al mundo de una tiranía satánica y ciega que anula al hombre como ser humano a través del terrorismo personal y colectivo. Lo que pasa aquí es que nuestras potencias democráticas tienen su talón de Aquiles en sus cobardías, intereses políticos, desunión y miopías suicidas. Pero es la única salida. Cuando se mate a la serpiente, allí donde se encuentre, ya no podrá poner sus huevos en ningún sitio. Pero si solo nos dedicamos a aplastar huevos no nos ocuparemos de acabar con la serpiente, y ésta seguirá poniéndolos cada vez más cerca del corazón de la propia democracia...

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook