Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 30
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    ...Y USTED, QUÉ OPINA?..

    ...Y USTED, QUÉ OPINA?..

    Esto que voy a escribir hoy se trata de una teoría, una elucubración, una fantasía si quieren... Pueden pensar, si así les apatece, que es una novela de ficción, o como el guión para una película. Se trata de terrorismo, y sobre las leyes para la seguridad (o dominio) de las personas. Sobre riesgos y protección. Y todo eso...

    Que el mundo occidental está amenazado por el terrorismo islámico parecen quedar cada vez menos dudas al respecto. Así se encargan de recordárnoslo a todas horas de todos los días en todos los medios de comunicación posibles de todos los países desarrollados del mundo. Si la amenaza es menos real de lo que parece, o tan real como aparenta ser, no lo sé, pero que el Estado Islámico está ahí, a las puertas, y nos manda sicarios locos a asesinarnos en nuestra propia casa, es tremendamente real.

    Yo solo me hago (y le hago a ustedes) una primera pregunta: ¿Es que las potencias occidentales, junto con los países árabes moderados, no tienen medios, ni tecnologia, ni capacidad suficientes para borrar del mapa al EI?.. Sinceramente, yo creo que sí... Y aquí surge, por lógica, una segunda pregunta: ¿porqué, entonces, no actúan..?. En esto caben todas las explicaciones y opiniones posibles. Que si alianzas, que si diplomacia, que si estrategias, que si acuerdos, que si... Pero lo cierto y verdad es que no están actuando en consecuencia a esa misma potencial amenaza. Ni mucho menos. Les sobran medios pero les falta voluntad.

    Veamos ahora el otro escenario que se puede dar, si no está empezando a darse ya: leyes y medidas encaminadas a proteger (y de paso, controlar) a la ciudadanía de esta amenaza. Control y vigilancia de fronteras, movimientos, relaciones, espacios públicos, personas... con todos los medios al alcance: cámaras, satélites, intervención de las comunicaciones, etc. etc. etc... Esto es, pérdida de libertad y privacidad personal a cambio de seguridad. Es un trueque necesario e incluso justificado. Y la gente sacrifica su libertad cuando tiene miedo. Es un hecho. Y ellos lo saben.

    La cuestión es, ¿hasta qué punto ese miedo, ese terror, está siendo fabricado, utilizado, consentido o inducido para así justificar un órden mundial basado en el control absoluto de las personas?..

    ¿De verdad que no existen oligarquías capaces de ejercer ese control, ese poder, a través de la economía y de la seguridad de los pueblos?.. Solo se necesita que se sientan pobres, amenazados e inseguros. Nada más hay que quitarles el dinero de sus bolsillos y la seguridad de sus calles... Lo primero, ya ha ocurrido con una crisis económica munidal inducida por esos mismos poderes financieros. Lo segundo...

    El mundo feliz, perfecto, ordenado, controlado y vigilado es posible. George Orwell lo escribió y describió perfectamente bien. Solo tienen que darse las circunstancias que lo favorezcan, lo faciliten y lo hagan deseable. Es un principio básico de la publicidad y la economía: crea la necesidad y obtendrás la demanda. Siempre habrá dispuesto un Gran Hermano para satisfacerla.

    Lo dije al principio, una teoría de la conspiración, una fantasía de la imaginación... sírvase usted mismo.-

    MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ /// www.escriburgo.com

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook