Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 26
    Mayo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    ...Y PASA LO QUE PASA

    E...Y PASA LO QUE PASAscribo esto, aún no se sabe el resultado de las elecciones. Tan solo que, a media jornada, íbamos un punto por debajo de la participación en 2011. Y eso no asegura nada bueno, porque quiere decir que ni las extraordinarias circunstancias del panorama político actual han motivado que los comodones e irresponsables se molesten en acercarse a cumplir con la sociedad en la que viven y de la que viven. Lo que hace que lo dejemos en manos de los que solo se votan a sí mismos y de sus incondicionales mariachis…

    Luego, la ley d´hont se encargará de que los porcentajes favorezcan, aún con sus plausibles razones, a los principales partidos, a las listas más votadas, pues así se hizo para favorecer ese bipartidismo del que ahora parecemos estar tan hartos… De forma que si esos abstencionistas (salvo un desencanto milagrosamente generalizado) no rompe en pedazos ese aparentemente vicioso reparto de escaños, todo seguirá igual, o casi igual… Es que ese fenómeno, el del desencanto, se dá en muchos países, me dirán… Possí, pero el mal de muchos siempre ha sido el consuelo de los tontos, también se ha dicho. Además, el desencanto no se soluciona con más de lo mismo, pero sí que señala a unos claros culpables de ello.

    Enfín… cuando lean esto ya sabremos a qué atenernos, si bien lo que más me gustaría en este mundo es equivocarme en mis apreciaciones. Ya veremos, que dijo un ciego a un tuerto… Lo que sí sé es que, votemos lo que votemos, lo hacemos como ese ciego. A tientas, con más fé que conocimiento, pues desconocemos en gran medida las capacidades o méritos de los candidatos. Votamos listas impuestas, y nos secuestran la libertad de elegir por nosotros mismos a las personas que creemos más idóneas y capaces. Lo más parecido, y digo parecido, a una lista abierta es una lista de independientes, dado que no se someten a ningún tipo de disciplina de partido, y pueden elegir a los más aptos sin la exigencia ni condicionamientos de jura alguna de bandera.

    Porque la partitocracia que nos gobierna pone en sus listas a aquellos que más conviene al partido, no al pueblo. Y aquí entran intereses bastardos, emeritajes, agradecimientos, escalofones, y una absoluta, cuando no absolutista, disciplina de actuación. Nada de libertad de conciencia. Por eso mismo, en las listas de los partidos van los más útiles para ellos mismos, pero no para la ciudadanía. Es endogamia pura.

    Por eso digo que, en el fondo, votamos a ciegas. En las locales, cuánto más pequeño es el pueblo, más luz para analizar a los candidatos, luz que se va volviendo espesa niebla conforme el pueblo es de más habitantes. En las listas autonómicas, la oscuridad ya es casi total. Y en las generales, la impenetrabilidad es absoluta.

    Esa estrategia persigue un fín determinado: que no votemos a las personas, si no a las siglas, al partido. Y lo consiguen. Por eso mismo el partido, como Saturno, devora tanto a sus propios hijos como a los millones de votantes que esos hijos-servidores suyos se encargan de acercarle a las fauces cada cuatro años. Ni los conocemos a ellos, ni ellos nos conocen a nosotros. Ni falta que les hace… Pero a nosotros sí que nos hace falta conocerlos. Y mucha. Por eso pasa lo que pasa…

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook