Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 10
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    UNO ENTRE MIL

    UNO ENTRE MIL

    Aquel hombre se me acercó dándome la mano con una exquisita educación y cortesía... Ropas humildes, la falta de varias piezas dentales y una pata remendada de sus gafas hablaban de su escasez económica. No así su perfecta bonhomíay corrección...

    - Permítame que me presente. Me llamo..... soy vecino del barrio....., le sigo en sus Chispazos del periódico, en su programa de radio, y leo su blog de La Opinión en el ordenador de un vecino y amigo. Coincido con usted en su concepto de democracia abierta, y en que los ciudadanos deben participar y responsabilizarse en la administración de sus municipios y ciudades... Y, aunque me voy a vivir con una hija mía a otro pueblo lejos de aquí, sí que me gustaría intentar desarrollar en ese otro lugar ese sentido participativo, dentro de mis humildes posibilidades, claro... ¿cómo, según su opinión, podrían organizarse esos comités ciudadanos de los que habla en sus escritos..?.

    Poco más o menos, así fué su parlamento... Y me dejó sin habla... Si bien seguimos charlando de ello un buen rato dándole vueltas a un par de cafés, de los cómo, los porqués y los paraqués de la cosa de la democracia compartida, o democracia total, como la definen los suizos, que tienen el modelo europeo más puro de la democracia. Y hablamos del resultado de las urnas, del aparente reciclado de los políticos, de unos políticos que no se van a dejar reciclar tan fácilmente, y de la necesidad y el imperativo de que los ciudadanos hagan lo que tienen que hacer, que es construir ciudadanía política y realizar el control de las instituciones. Porque votar cada cuatro años es participar de la democracia, sí, pero no hacer la democracia. Hay que hacerla todos los días de esos cuatro años, si no queremos que la deshagan otros.

    Sorprendentemente, este hombre, jubilado, de 77 años, dificultades económicas que no puede (tampoco desea) disimularlas, se ve impulsado en conciencia por un compromiso social del que se muestra convencido que es su obligación como ciudadano y vecino (¡cuán buen asesor sería y por qué poco!). Rara avis, en verdad. Y a su edad... Uno entre mil... no, rectifico, uno entre treinta y cinco mil, que son los habitantes que tiene este pueblo.

    Hoy, pasado un tiempo, me atrevo a escribir esto, cuando sé que ya se habrá marchado a casa de esa hija suya. Y confío en que me "siga siguiendo", y leyendo en la distancia. Y que tenga otro amigo, o nieto, que le preste el ordenador para poder hacerlo. Y que pueda leer éste, del que hablo de él sin nombrarlo. Que, si bien lo hago por él, no lo hago para él, no, ni hablar... Lo hago para los demás, para esos demás 35.000 habitantes, para que sirva de ejemplo, para que se les despierte - aún por un solo momento - el sentido de la dignidad, o para que se nos caiga la cara de vergüenza, me dá lo mismo, me es igual que se me enfaden, amigo mío...

    Ojalá y algún día tenga alguna noticia suya. Y me cuente si, donde ahora está, son más receptivos y participativos, más comprometidos, o si la comodidad, la apatía o la desgana también campan donde ha marchado a vivir lo que le queda de existencia. Al fin y al cabo, esos defectos son el mejor nido y cultivo para que la corrupción política haga de la política corrupción. Y si ha logrado poner en marcha alguna de nuestras simples ideas deshojadas a lo largo de una hora... me sentiré feliz y contento. Y satisfecho. Pues, mientras existan personas como él, tan jóvenes como él es a su edad, yo mantendré la esperanza...

    ...Aunque sea uno solo entre treinta y cinco mil. Me vale. De verdad que me sirve.

    MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ / www.escriburgo.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook