Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 09
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    TONTOS MUY TONTOS

     Hay tontos que tontos se hacen - dice el dicho - y tontos que tontos son. Este país nuestro es que está trufado de los unos y de los otros, y si nace un solo tonto más, alguno de las orillas habremos de caer al agua. Seguro.

    Un solo par de ejemplos de entre los muchos: el del cretino que le tiró un plátano a Dani Alves tratándolo de mono, y el del imbécil del dueño del bar que machacaba a la pobre vecina con música/estruendo y atacaba a los municipales que les llevaban las denuncias.

    Tras la enorme contestación social y multa recibido por el primero, sus amiguetes, familiares y vecinos se manifiestan a su favor como si él fuese el ofendido y no el ofensor... Y cuando el segundo se ha ganado a pulso unos meses en la cárcel, su mami, clientes y conciudadanos igual se manifiestan como si él fuese la víctima y no el delincuente.

    Aquí vemos a dos tontos que se lo hacen y a montones de tontos que lo son. El problema de esto tan gráfico de ver y sencillo de comprender, en esta España mía, esta España nuestra, es un virus de dimensiones epidémicas.

    No hace mucho, el ayuntamiento de una capital andaluza, cuyo club de fútbol ocupaba el estadio de propiedad municipal sin pagar un jodido euro de alquiler ni de nada, requirió al citado club para que, al menos, corriera con los gastos de agua, luz y mantenimiento... Bien, pues el pueblo (la parte descerebrada, al menos) se tiró a la calle a protestar y defender a un club que paga primas y traspasos millonarios a señores, con una parte de dinero público que le chupa al bolsillo de esos ciudadanos a través del ayuntamiento, incluídos los no aficionados.

    Hay que ser tarado (o apañados, claro) para no ver que aquí cada cual ha de costearse sus vicios y sus placeres de su propio pecunio, y que el subvencionismo de lo innecesario nos hace a todos más pobres de lo que ya somos... Pero, lo que digo, aquí hay mucho tonto... ¿Tantos tontos?.. Sí, tantos.

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook