Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 17
    Noviembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea


    SOCIEDAD
    Murcia

    TODOS SOMOS LOS CULPABLES

    TODOS SOMOS LOS CULPABLES

    Una niña de doce años murió en San Martín de la Vega, en el último Halloween, a causa de un coma etílico. Se fue a celebrar el engendro ese con unos amigos en, ¡cómo no!, un botellón, como cientos de miles de menores en toda España. Bebió, mezcló, cuatro días en coma… y nada más. Esos amigos suyos, se asustaron, y en vez de llamar a la policía o a una ambulancia, la echaron en un carro de la compra de un área comercial cercana, y la dejaron en el centro de salud más próximo…

                    Luego, lo de siempre. Lamentaciones, minutos de silencio, concentraciones de duelo, aplausos (¿?) en el sepelio, declaraciones exculpatorias de políticos, familiares, etc… y, eso sí, una investigación que se anuncia, como si con eso se arreglara algo… y unos padres, Dios mío, que, tan afectados como podamos imaginar, declaraban “tener muchas dudas de lo que ha pasado, la esperanza de que se aclararan los hechos, y estar destrozados”, claro. Posteriormente, también reconocieron que la niña había bebido bastantes veces, y no era la primera vez que necesitó ayuda médica…

                    Lo de estar destrozados a nadie le cabe la más mínima duda, el dolor debe ser inmenso, pero lo demás… investigar, esclarecer, enfín… seamos sinceros, no creo que haya mucho que ver, ni mucho menos que esclarecer ni resolver. Es lo de siempre. Más de lo mismo. A ver si responsabilizamos a la policía que no advirtió, al tendero que vendió, al intermediario que actuó… a alguien hemos de echar la culpa. Mientras, lo siguen haciendo millones de jóvenes cada fin de semana, en cada fiesta, por cualquier celebración, por cualquier causa o motivo… Lo que habría que esclarecer e investigar son los orígenes de todo esto. Porqué cientos de miles de niñas y niños se exponen libre, fácil e impunemente todos los días por cualquier excusa, en toda la geografía de este país, a riesgos tan imbéciles como criminales. Lo demás, está bien para taparse una dudosa conciencia, pero sirve de bien poco…

                    Si nos atenemos a los hechos, esas desgracias son fruto de una relajación de la autoridad, sí, pero más que de la policial, de la autoridad moral, social, escolar y familiar. No ocultemos el ámbito doméstico. Si nos atenemos a las causas, estos desgraciados hechos irán a más, porque preferimos estar ciegos a quitarnos la venda de los ojos y afrontar nuestra responsabilidad en ello. Y si nos atrevemos a las consecuencias, el buscar motivos y culpables externos a nosotros mismos, a nuestra personal irresponsabilidad, en común y entre todos, solo nos llevará a una espiral aún mayor… La solución está en un pacto familia-escuela-estado.

                    Porque la cuestión no está en abrir investigaciones puntuales cada vez que nos salpica una desgracia, la cuestión está en investigar porqué ocurren estos hechos de forma generalizada. Investigar porqué se dan estas situaciones de concentraciones alcohólicas públicas como si eso fuera normal. Porque no deberían serlo. La cuestión es que nos empeñamos en investigar y esclarecer las consecuencias sin atrevernos a hacerlo con las causas. La cuestión es que somos una sociedad cobarde y ocultadora de los auténticos y verdaderos motivos…

                    No es la primera chiquilla que paga por la ceguera de todos en su propia ceguera… Ni tampoco será la última. Hay cientos de miles de críos que han arruinado su salud y lo que le resta de su vida, y cientos de miles que lo siguen haciendo. En la más total y absoluta impunidad, mientras sus mayores nos escondemos de nosotros mismos. Y nadie hace nada. Ni nadie hará nada. Tan solo abrir investigaciones, y buenas y sentidas palabras… Pero nada más

    MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ / www.escriburgo.com / suscríbase gratis a estas news, facilitando su e-mail en miguel@galindofi.com Síga sus programas en www.radiotorrepacheco.es directo, Youtube o Facebook

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook