Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 19
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    SOBRE LA CORRUPCIÓN

    SOBRE LA CORRUPCIÓN

    Si preguntásemos a los partidos políticos españoles, en esta ocasión al que gobierna, esto es, al PP, si bien los de la oposición, como el PSOE, tampoco son ajenos a ello, porqué son presas de la corrupción, podrían contestar de muchas formas distintas, de muchas manerass diferentes, casi todas ellas demagógicas...

    Pero lo cierto es que en España, desde la época de la transición hasta hoy, si bien se ha creado un sistema democrático formal que, en principio, puede resultar impecable en teoría, la verdad es que los protagonistas de la misma creyeron tenerse ganado el derecho de pernada. Una sistémica producción de abusos y prepotencias "por el bien del ineducado pópulus". Un cesarismo, en definitiva, que los consagra a meter la mano en la bolsa y el culo en el sillón, casi que institucionalmente.

    La corrupción destapa lo que un político y pueblo parecen olvidar ambos: que los primeros provienen del segundo, al cual traicionan utilizando la corrupción como excusa de un aparente desarrollo social y/o sociedad del bienestar. Pero no es una excusa. En realidad es un arma que se usa para atracar a los que los han elegido.

    Al final, parece que nadie puede escapar a una corrupción convertida en tradición, sobretodo en los países mediterráneos... Ya sé, ya sé que también se dá en los países centroeuropeos y anglosajones, pero éstos tienen un instinto cultural, casi genético, que hace que la corrupción no quede impune al no medirse por los mismos parámetros, aunque solo sea por algo tan ridículo como copiar una tésis, saltarse un semáforo o tener un lío escondido en el armario del despacho. Son tan corruptos como nosotros, teóricamente hablando, pero están vacunados desde la cuna. Aquí parece como si naciéramos con la vocación, la tendencia y el derecho a ser corruptos. Y aquí reside el quid of the question...

    Por eso mismo que acá, en España sobretodo, paradógicamente la democracia ha provocado un par de situaciones un tanto y un tonto esperpénticas. Una, que la clase política, tal que una casta por mucho que le joda el calificativo, ha suplantado el poder de decisión que emana de la ciudadanía, del pueblo que los ha puesto ahí y les paga por sus peores que mejores servicios. Y la otra, que cuando los políticos traicionan a ese pueblo que ha depositado en ellos su confianza y mandato de gobierno, abusando de sus cargos, robando y manipulando en propio beneficio, practicando nepotismo, etc... el pueblo sigue votándolos.

    Deberíamos hacérnoslo mirar. Es un círculo enfermizo y vicioso que, al final, produce un mal endémico muy difícil de erradicar. Un cáncer que puede acabar con la democracia. Un pueblo que no sabe elegir a sus gobernantes no merece ser gobernado, si no pisoteado. Es lo que pasa con las dictaduras y las pseudodemocracias. Que los gobiernos no respetan al pueblo, porque el pueblo no se respeta a sí mismo... Ni más ni menos.

    Miguel Galindo Sánchez - www.elescribidor.net

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook