Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 30
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    SACRAMENTUM

    SACRAMENTUM

    ¡Qué cosas..!. La moda del consenso ha llegado hasta la mismísima Iglesia, que ya es decir... Leo en las páginas de La Opinión que "la Iglesia llega a un consenso para que pueda comulgar los divorciados vueltos a casar". Aquí hay un contrasentido, porque si no admiten el casorio fuera del sacramento, ¿cómo dicen vueltos a casar..?. Enfín.. Pero a lo que voy, dicen que llegan a un consenso... ¿con quiénes consesúan?, ¿consigo mismos?.. Lo digo, porque la Iglesia como institución es jerarquía pura y dura, como en el ejército, y ahí no hay más consenso que el ordeno y mando, y pase usted la órden...

    ...Pero bueno, si ellos lo dicen, pues así será. Luego, sigo leyendo la ocurrencia, y entonces se aclara todo. Por supuesto que aquí no hay consenso de nada con nadie, claro, aquí lo que hay es el parto de unas normas y obligaciones - como siempre - que la institución dicta para todos aquellos que mandaron el sacramento del santo matrimonio a freir chirretes, pero que, por vaya usted a saber qué fenómeno del psicoanálisis, desean seguir practicando el de la Comunión. Pero, vamos, de consenso nada, es más bien un toque de atención a una tropa donde cada cabo-cuartel hacía lo que creía debía hacer... o le convenía hacer, y hay que unificar criterios sí o sí.

    Porque un servidor del demonio, sin moverse de su solar, ha conocido desde fourrieles que negaban el sacramento a los desertores del matrimonial, hasta los que, no solo no lo negaban, si no que dejaban que lo dieran a los demás fieles, y actuaban de sacristanes, incluso conviviendo con la del juzgado y no con la de la capilla... Y, claro, ese despiporre de criterios no podía, ni debía darse, en modo alguno, en tan sagrada congregación. Así pues, ha habido que poner órden y concierto en el desconcierto, y firmes a una tropa que no apuntaban su fusil a la misma diana. Bien. Ahora hay unidad de criterios, sí, pero no unidad de coherencia, porque el cabo suelto del "conflicto intersacramental" sigue estando ahí, y uno piensa si esta medida es solo pura estrategia clientelar.

    Pero prosigo en la lectura del documento, que hilvana: "podrán hacerlo todos los que se sometan a un itinerario de reconciliación, o a un camino penitencial, y si el obispo correspondiente así lo determina en último término". Así mismo se recoge en "Instrumentum Laboris", o sea, en códex latinus, el Manual de Trabajo. Un documento regulado por debate del Sínodo. He aquí el consensus. Ecce homo. Entre nos y nos y sobráis vos.

    Y a mí, qué quieren que les diga, eso del Itinerario de Reconciliación me suena a trampa, porque... ¿con quién la reconciliación?... ¿con la santa esposa primera o con la santa iglesia?.. ¿cómo?.. ¿deshaciendo lo hecho por derecho en el primero caso o pagando bulas en el segundo?.. Porque, sin ser de la realeza, aquí no cabe un pasteleo tipo leticieux... Y no me diga lo del Camino Penitencial, que veo a estos pobres con el sayo de esparto y el sambenito, azotándose las vergüenzas con el flagelo hasta que San Juan baje el jodido y santo dedo...

    No, no me parece a mí que... Salvo que sea pues eso mismo. Un vengaustepacá que le voy a hacer una comida de coco que le vamos a dejar el tarro como si lo hubiera pillado meando un testigo de Jehová... qué vá... Más aún, le vamos a hacer un apaño matrimonial que no vá a saber si la parroquia es el registro civil, o el juzgado es la catedral de la Almudena. Un arreglico de conciencia modelo valeperono... Yo, desconfío mucho, ¿y usted?.

    www.elescribidor.net MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ www.escriburgo.com 

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook