Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 13
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    RENOVARSE O...

     Algo se mueve. Me estoy leyendo las declaraciones, las entrevistas, a los recién esperanzas de los partidos de izquierda, Pedro Sánchez, del Psoe, Alberto Garzón, de Iu, ambos treintaypoco o veintimucho añeros... y se dá el fenómeno de querer acercarse al discurso de Pablo Iglesias, el de Podemos, pero así como sin querer queriendo...

    No sé si la cosa es estudiada, o es generacional. Ignoro si es una calculada estrategia captavotos, o es un auténtico sentimiento renovador. Ya lo veremos. Lo cierto es que ambos hablan de lo de casi siempre: ilusión, cambio, proyecto, solidaridad, justicia, igualdad, ciudadanía, diálogo... si bien que matizada con algún que otro atrevido de renovación.

    Pero no llegan a sonarme con convencimiento. Se les nota demasiado a la defensiva, demasiado perros guardianes de las estructuras del partido, de "su" ortodoxia, no sé si me explico... Hablan de renovación, de nuevas maneras, de formas nuevas, pero preservando el partido y reservándose para el partido. Y eso no encaja.

    Porque no se puede renovar la política sin renovar la idea de partido. Es imposible, ya que es la política la que debe hacer al partido y no el partido a la política, que es lo que ahora está pasando y rechaza la ciudadanía. No se dan cuenta. La gente asocia los partidos y sus partidarios a la corrupción. Es un cambio que resulta inevitable a la larga. Y los de Podemos arrancan desde bases nuevas, con un deseo de crear un nuevo concepto de representación, que, por poco claro que aún esté, ilusiona más y dá más esperanza que lo ya podrido por conocido.

    Por eso mismo, los discursos renovadores de Sánchez y de Garzón suenan a maniatados, a cortos, a falsete, al quiero pero, claro... No osan soltar la imaginación y soltar las amarras, como hace Iglesias. Los unos no se atreven a escandalizar y al otro no le importa hacerlo. Y el personal capta la dependencia de los primeros y la frescura del segundo.

    Los del Psoe e Iu quieren acercarse a Podemos, pero marcando distancias y diferencias, y su peor error es que se trata de la manida diferencia de los buenos y los malos. O sea, los votantes siguen captando el tufo recogevotos de siempre: ese, no, yo... nosotros somos los auténticos, los del marchamo, y todo lo nuevo son de advenedizos...

    Es bueno que exista Podemos. Les hace salir de la madriguera e intentan imitarlos en cierto modo. Aunque solo sea para asustarlos y ponerlos nerviosos es bueno, muy bueno. Y lo están. Pero no saben que el único miedo que deben tener es, precisamente, a no hablar claro.

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook