Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 01
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    RELIGIOSIDAD POPULAR

     A ver si nos vamos tranquilizando. Mis anteriores escritos sobre Santiago o Los Reyes Magos, tan solo intentan demostrar que la religión, toda religión, tiende a utilizar lo profano y lo mundano para arrimar el agua a su molino. Nada más que eso. Otra cosa muy distinta es dónde tiene puesta cada uno su fé. Ese no es mi problema, y lo respeto. Si se tiene puesta en lo folklórico o en otros asuntos de mayor profundidad moral, es algo que pertenece a la esfera personal de cada cual. Yo, lo único que hago, es una especie de oficio notarial. Levanto acta de la historia. Punto pelota.

    Algo que ilustra perfectamente lo que quiero decir, es el ejemplo siguiente: Una de las obras maestras del genial Caravaggio, La Muerte de la Vírgen, está expuesta en el Louvre. El porqué salió de Italia para ser exhibida en Francia tiene un motivo concreto. La causa fué que los que encargaron tal pintura al maestro, la rechazaron de plano cuando vieron que el autor se había servido como modelo para la Virgen del rostro de una conocida mujer pública que había aparecido ahogada en el Tíber...

    Bueno... pues algo parecido, si no igual, es lo que sigue pasando hoy. La gente basa sus creencias en cosas transitorias, superficiales, en los aspectos externos, en asuntos accidentales y marginales de lo que es auténticamente importante. Es lo que se ha venido en llamar religiosidad popular. Una muestra familiar y cercana son las procesiones, las distintas advocaciones, las diferentes personalizaciones de personajes santos y divinos, de los que hacemos cualquier cosa menos de lo que viene al caso.

    La historia verídica del cuadro de la Muerte de la Vírgen, de Caravaggio, es exáctamente eso mismo. Si, a través del tiempo y/o el espacio, a los fieles se les oculta una realidad y se le cambia por otra basada en la leyenda, su religiosidad queda intacta y su... ¿fé?.. incólume. Y eso es lo que en verdad importa a las iglesias. Porque, claro, es la fé cómoda, fácil, tradicional, basada en las costumbres, que es la que conviene a los intereses encargados de su dirección y administración.

    Yo no digo que no se adapte y se deje adoptar quién así lo quiera. Son caminos trillados y sencillos de andar. Yo solo digo que existen otras realidades más auténticas, otras verdades más profundas, y que solo las encuentra en que las busca... porque, naturalmente, tiene necesidad de ellas. Buscadlas y también las encontraréis.

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook