Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 26
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    RADICALISMO

    RADICALISMO

    A mí, la estrategia del insulto escogido por el PP de cara a las próximas elecciones, la de radicales, me parece simplista. Y de bastante ignorancia por su parte, tambien. Confunde radicalidad con fundamentalismo. Rajoy desea tachar de fanáticos a los del PSOE por apoyarse en Podemos, y a Podemos por el hecho de parecérselo. Pero no lo hace porque tiene la inteligencia básica suficiente como para saber que eso no resultaría creíble ni para el más tonto del corral. Así que utiliza el término radicalismo... ¡Uhhhh que vienen los radicales!, igual que hace años usaba el de que vienen los rojos.

    Pero radical, si alguien se molesta en buscar su significado en cualquier diccionario, verá que es positivo, pues se asocia con la pureza de las cosas, con los fundamentos, con lo esencial, con las raíces, que de ahí viene radical, de raíz... Nada que ver con la carátula negativa que los inmovilistas visten tal acepción, por lo que tiene de búsqueda, de renovación, de vuelta a la pureza de... Ya me gustaría a mí, por ejemplo, ser un radical de la democracia, si es que hablamos de eso, pero nunca, jamás, un conservador de la misma, porque el propio palabro conservador huele a formol, a cadáver, a maquillaje de la corrupción... ¿me siguen?..

    Para atajar los males crónicos de la política española de muchas décadas hay que ser radical. Hay que salvar la raiz y plantarla en una nueva tierra para que el árbol sane y dé frutos que no se corrompan al contacto con el poder político. Por eso resulta significativo, y paradógico también, que ahora venga el PP utilizando el término radical como un arma defensiva y ofensiva para intentar mantener y mantenerse en un sistema corrompido que ha de ser modificado de raíz... precisamente. Y que lo haga una formación política, que ahora viene a dárselas de héroes de la democracia y escuderos de la limpieza, para demonizar a formaciones que ellos mismos han provocado su nacimiento porque representan el hartazgo de la ciudadanía, es ya el colmo del cinismo político.

    Así que Mariano y sus mariachis, en su incultura, están posicionándose inconscientemente, y advirtiéndonos contra los que, al menos en teoría, están por rescatar la esencia de la democracia. O, al menos, lavar lo que se había ensuciado, y mucho. Y eso supone un riesgo. La dialéctica mal orientada puede traer consecuencias contrarias a lo que se busca. Hoy por hoy, la radicalidad contra los radicales puede interpretarse como que temen la democracia abierta, participativa y transparente. Y por eso se constituyen en sus enemigos... Mala cosa, porque puede que sea verdad, y ni se den cuenta que lo están reconociendo.

    Un partido que prefiere el compadreo de un bipartidismo al diálogo plural del multipartidismo, está posicionándose en el miedo a la luz y taquígrafos, y en el amparo de la caverna en la que medran los que se mantienen corrompiendo las instituciones. Y no se puede querer ser el campeón de la democracia escondiendo bajo las casposas alfombras toda la mierda que se ha producido... Aquí, o sobra mierda, o faltan alfombras.

    www.elescribidor.net MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ www.escriburgo.com

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook