Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 19
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿QUEREMOS..?

     Podemos ha comenzado a sentar las bases para convertirse en una organización política de partido. Su coordinador, Luis Alegre, dejó claro en el Círculo de Bellas Artes de Madrid una "inequívoca", dijo, declaración de intenciones: "intentar arrebatar la mayoría a partidos que están haciendo de la función pública un negocio privado". Más claro, no se puede decir. A esto se ha venido en llamar "la casta".

    Es cierto que Podemos ha levantado en todos los grupos una alarma que éstos se esfuerzan en transmitir a la opinión pública de forma casi unánime, y de manera un tanto alarmante. Si es posible que lleven razón o no, yo no lo sé... pero no me fio un pelo de sus motivos, dados sus intereses.

    La verdad es que Podemos ha sido aupado mayoritariamente con los votos democráticos de una sociedad harta de la corrupción de su clase política y compañeros de cama. Que han sido elevados por una mayoría ciudadana que desea imponer unos valores éticos que los partidos han pisoteado una y otra vez en propio beneficio. Y creo que ese principio con que han sido puestos en la palestra pública es tan democrático como respetable. Cualquier maniobra sucia y/o tramposa de manipulación de las reglas del juego para zancadillear el resultado de tal principio democrático tan solo reforzará la tésis de Podemos, y pondría de manifiesto, una vez más, que, efectivamente, hay que regenerar y dar un buen lavado y centrifugado a los antros políticos de este país.

    Pero lo curioso del caso, es que esa "revolución" tan necesaria en los medios y las formas, podría llevarla a cabo cualquier partido de cualquier ideología simplemente siendo honesto, con principios - y finales - puramente democráticos. Porque si la finalidad de un partido político es el bien general por encima de los propios intereses, lo que están haciendo hasta ahora demuestra precisamente todo lo contrario.

    Y lo que la gente quiere, queremos (no sé si podremos), son un par de cambios elementales y básicos, en definitiva: Uno: Imponer transparencia, honradez y capacidad en la gestión pública, donde solo existe opacidad, rapacería e ineptitud absoluta. Tenemos políticos mediocres que solo persiguen situarse y llenarse el bolsillo con el mantra de servir al bien común, pero eso ya no cuela. Eso ya no sirve.

    Y dos: una nueva participación de la ciudadanía en el conocimiento y la toma de decisiones. Lo que se llama democracia directa. Se tiene miedo al asamblearismo porque se desconocen las fórmulas, modelos y estrategias, pero esa es la auténtica democracia. Y se puede hacer, como lo están haciendo en otros países, como Suiza por ejemplo. Y debe hacerse en el nuestro. Desde los municipios al propio estado. Compartir las responsabilidades, los aciertos y los errores, no solo es un derecho. También es un deber.

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook