Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 26
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿QUÉ PODEMOS HACER..?

     Un artículo de la excelente Ángeles Caso parece conectar y encajar especialmente con algunos de los míos últimos más controvertidos. Cuenta historias de amigos cercanos como el de un autónomo al que ha arruinado la Agencia Tributaria en uno de los casos de libre interpretación, en el que se le exije devolver desgravaciones profesionales que durante cinco años él y su asesor fiscal han creído hacer correctamente, más multa e intereses, en una época de crisis en su trabajo, fabricando un nuevo pobre más para las listas de deshauciados.

    Como el de una amiga, que le suben el IBI un 200% con carácter retroactivo de cuatro años, la cual, dependiente de un mísero sueldo, se enfrenta a una deuda difícil de encarar. Como otra que, tras tres años de espera de una licencia municipal para reformar su vivienda, ahora la recibe con apremio y amenaza de embargo, cuando ya ni siquiera la casa es suya, debido a un abuso más de un banco más, otra vez permitido por la misma administraciópn que le exikje y la saquea por otro lado. Como el que muere su padre, hereda, y le arruinan la vida porque no puede hacer frente a los derechos patrimoniales, o...

    Afirma la columnista que los ciudadanos están siendo sangrados por las administraciones a la vez y al tiempo que por los políticos (i)responsables y a su cargo. Y dice que estamos siendo robados dos veces: primero, ilegalmente, y luego, legalmente. Y todo impunemente, sin defensa alguna. Y añade que los administradores nos pasan por encima como una pesada máquina conducida por gente sin escrúpulos que solo van a cobrar sus inflados sueldos, y eso como mínimo...

    Y se pregunta también lo que cada vez más ciudadanos: si el lícito robar a los que nos roban. Y, como muchos saqueados, saltarse leyes y ética y cobrar en dinero negro, evadir impuestos, pagar sin Iva, estafar a una administración estafadora, volverse tan inmoral como el propio sistema... Defenderse de los que nos avasallan con la única arma que disponemos. Tremendo dilema. Pero eso es una respuesta terrible, porque nos iguala a ellos, nos coloca a la misma altura moral y perdemos el poco derecho moral que aún nos queda.

    Entiendo que es una reacción lógica, a veces incluso sin elección para muchos desesperados a los que no dejan otro camino... Y que no les quede otra. Pero eso también sería la destrucción de todo lo justo y legítimo, y en esa batalla siempre ganan los avasalladores, porque disponen de las herramientas y las armas para avasallar.

    Y no... Puesto que los que abusan de su posición han perdido la ética, nosotros hemos de conservarla. Como han extraviado la honradez, nosotros hemos de abanderarla. Puesto que han tirado la dignidad, nosotros hemos de recuperarla. Solo nos queda responder a sus abusos mostrándoles nuestro rostro, diciéndole nuestras palabras y exhibiéndoles nuestras heridas. Y hablando alto y claro cuando toque hablar...

    ... Y votando alto y claro cuando toque votar. Y responder y corresponder cuando corresponda. No nos queda otra. Si queremos desterrar el abuso y la corrupción no hay que votarlos, hay que botarlos... Y desenmascararlos antes de que se redisfracen de lo que no son. Es mi única, sola y huérfana respuesta personal a la pregunta con que finaliza Ángeles Caso su magistral artículo. Y no tengo otra por el simple hecho que no nos han dejado ninguna otra. Es la única de que disponemos. La pobreza es nuestra, la desvergüenza es suya...

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook