Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 12
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    ¿QUÉ ESTÁ PASANDO..?

    ¿QUÉ ESTÁ PASANDO..?

    Cuando una reciente encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas arroja en un estudio que nuestras jóvenes de 15 a 29 años, aquí, en España, admiten de buen grado ser controladas y sometidas por sus parejas, y encima celebran con alharacas el Día Internacional de la Mujer en su vertiente más feminista, algo está pasando y fallando. Algo no encaja. Si encima comparamos todas estas manifestaciones de encendido feminismo con las fervorosas procesiones a Grey, algo se está escondiendo entre sus sombras.

    Mas si hay controladas y sometidas, es porque hay controladores y sometedores. No creo que tengamos que ir a hacer un máster para llegar a tal conclusión. La pregunta es cómo, porqué, esta tendencia de dominio, abusiva y, por supuesto, antidemocrática, aparte de darse en el ayatolihsmo más fanático, también se dá entre los jóvenes de nuestra sociedad. No es en estos infravalores en los que creíamos haberlos educado, ¿verdad..?

    Pero es que también está sucediendo entre los jóvenes políticos/as, en sus tics de ordeno y mando... Existen ediles y/o edilas que no admiten un pero, que mandan callar al ciudadano que no opina igual, que cesan a sus propios que osan discrepar, que expulsan al miembro opositor que les molesta, que coleccionan dimisiones de abochornados por las formas... Si estos ediles pudieran hacer regresar la historia a los tiempos franquistas que muchos vivimos, o mejor, padecimos, serían los que mandarían a la guardia civil a sacar de sus casas al disidente y meterlos en los calabozos municipales... de nuevo, como antes se solía. Y se nos obligaría a pasar la censura previa del Jefe Local de lo que uno podía o no podía escribir.

    Así que esto no es una tendencia inocua, una moda, un algo sin mayor importancia. No. Ni mucho menos. Esto es algo muy grave, porque es una inversión de valores, una desestimación de los principios constitucionales de la democracia, un regreso a tendencias que los gobiernos avanzados combatieron y desterraron en su día... y creímos erradicadas de nuestros hijos y descendientes. Es una vuelta a los absolutismos personales sobre personas a su cargo, o que las creen, o las quieren, a su cargo. Un regreso al porquelodigoyo...

    Y lo peor de esto es que no es suya la culpa, en modo alguno. Es nuestra. Absolutamente. En algo muy importante hemos fallado las generaciones de posguerra, los que padecimos la férrea dictadura, los que protagonizamos la ilusionante transición, para no haber sabido, o podido, transmitir a las posteriores unos principios y valores de mínimo respeto y esencial comportamiento. En alguna cosa hemos tenido que meter la pata hasta el corbejón, con perdón...

    Que tengamos unas leyes y una constitución de garantías a la vez que unos ciudadanos jóvenes que ni las contemplan ni las aceptan ni la respetan, jóvenes que no han vivido aquellos abusos, persecuciones y carencias, pero que, irresponsablemente, practican tan nefastos principios, debería constituir un toque de llamada de atención prioritaria. No hemos sabido educarlos y formarlos en lo que es primordial. No nos extrañe entonces que vuelvan las edades bárbaras. Espero y confío que los patos del Capitolio nos alerten a tiempo para la última batalla... Yo ya he avisado.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook