Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 12
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    PENSAD, MALDITOS, PENSAD...

    PENSAD, MALDITOS, PENSAD...

    He leído a Confucio, la Cábalah, el Corán, la Toráh y la Biblia. Y sigo vivo, entero y consciente. Mi percepción es lo suficientemente amplia como para no perder la visión de lo pequeño y lo suficientemente mínima como para no perder la visión del todo. Pero en lo que no creo es en las estructuras intermedias que se autoconstituyen como exclusivos intérpretes y representantes de ambos principios. Son tan solo excrecencias enquistadas que parasitan de la parte más débil.

    Ya no son en absoluto necesarias. En ningún terreno ni en ninguna faceta de la existencia. Ni en lo político, ni en lo físico, ni en lo religioso. Es un principio hermático. Solo existe el ciudadano y su patria, el pueblo y la nación, el ser humano y el universo. ünicamente el hombre y Dios. Esa es la ley natural, y los intermediarios son lo artificial y artificioso. Lo más pequeño forma parte del total igual que lo inconmensurable está contenido en lo mínimo. La infinitud existe en su parte más reducida, sin más historias de por medio.

    Así que, pido excusas por mezclar churras con merinas, pero me sobran las centrípetas iglesias en lo religioso exactamente igual que me sobran las egocéntricas autonomías en lo territorial. Como en cualquier materia de la vida. Si en nuestras limitaciones no somos capaces de tener conciencia de lo superior, más vale que nos organicemos en lo chico antes que buscarnos mercachifles que nos vendan como lo magno lo que solo es su medro. Los pueblos felices solo tienen sentido de Dios y de su patria. Los que andan por en medio solo sirven para liar porue solo se sirven a sí mismos.

    La relación de la persona con Dios, si tiene sentido de Él, claro, ha de ser honesta y directa. Es el "tu Padre que habita en tí y te conoce, y tú", que recomendó el mismo Jeucristo. Y nada más. Si uno no es capaz de meditar en sí mismo y encontrarlo, mal lo va a encontrar a través de otros. Dios se entrega gratis a tí, los demás te lo venden. Él es único y múltiple a la vez que personal e intransferible, pero nunca, jamás, una moneda de cambio, ya saben, acepta mis dogmas y yo te facilitaré a dios...

    Y otra vez perdónenme, pero lo mismo pasa con mi relación respecto a mi comunidad y mi nación. Mi comunidad es mi pueblo y mi nación mi patria. Sin más. Todo ciudadano tiene un sentido de estado desde su base natural como vecino de su propio pueblo. Por eso mismo, un país es una confederación de pueblos naturales, no un conjunto de divisiones artificiales mal pegado con intereses políticos en vez de bien cosido con el hilo de la historia. La historia es la unión con mayor sentido común, mientras no se demuestre lo contrario. Y la historia dice otra cosa en nuestro caso.

    Si nos fiamos de nuestro escudo institucional, escudo nacional, veremos que la idea histórica y genuína de España se formo con siete reinos. No diecisiete inventos bastardos. Si el sentimiento de tales reinos existen en el inconsciente colectivo de los pueblos, de la federación de tales reinos nació la idea de España. Y vean que nación viene de nacer, no de inventar. De aquí nuestro fracaso. Yo hago pueblo primero y patria después, y con mi vida labro mi propio cielo o mi propio infierno, pero no alimento cortesanos intereses espurios autonombrados para decirme a qué corte, terrenal o celestial, he de rendir cuentas a su través... Los cómo y los porqués son cosa mía.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook