Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 27
    Agosto
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PAPOLATRÍAS(s)

     El inquisidor Roberto Belarmino (1542-1621), el primer cardenal jesuíta y verdugo de Giordano Bruno y de Galileo, en su famoso catecismo, por cierto que en vigor hasta el pasado siglo, contestaba a la pregunta ¿Quién es cristiano? del siguiente modo tan curial como, desgraciadamente, actual: Es cristiano aquel que obedece al Papa.

    Como verán, para la Iglesia, cristiano no viene de Cristo, si no de Papa. O sea, un Dios, un Cristo, un Obispo - de Roma - y éste, además, aún investido por el dogma de la infalibilidad, si bien que apoyado en incontables medios materiales, mundanos, y de poder. Es evidente que se olvidan que los Papas adoptaron en su día las formas y maneras de los emperadores romanos, de ahí su título cesárico de Pontíficex Máximus, y que Jesucristo, su fundador, entró en Jerusalen a lomos de un humilde borrico.

    Sin embargo, al día de hoy se dá una sangrante incongruencia: mientras el estamento mantiene el patético principio de obedece al Vicario de Cristo antes que al propio Cristo, en la actualidad es la propia Curia la que se resiste a obedecer al Papa. Ahora, Francisco se enfrenta, valientemente además, a un staff vaticano que se opone a sus directrices y no le hacen puñetero caso a sus indicaciones. Debería recordarles su infalibilidad y cesarlos a todos... o, mucho mejor, dictar que lo de la tal infalibilidad es un cuento, y, por lo tanto, aquí nadie está legitimado como cristiano oficial, y ellos menos que nadie.

    Este Papa está intentando desmontar todo el aparataje católico para re-descubrir los principios cristianos a los que se traicionaron hace mil ochocientos años, y para quedar tan desnudos como Cristo lo estuvo. Pero no lo dejan. Su propia iglesia lo zancadillea en sus propósitos. No lo eligieron Papa para esto, ni mucho menos. Hoy son los propios obispos y cardenales los que se rien del catecismo que un inquisidor les puso en bandeja para su exclusivo interés, y que utilizaron mientras les sirvió: el Papa por encima de todo. Cuestión de conveniencia.

    Pero, a todo esto... ¿qué dicen los millones y millones de catolicristianos que van a rebufo del prelado de turno?.. ¿qué opinan de todo esto?.. ¿van a dejar que el Papa, su Papa, haga el trabajo solo?.. ¿no van a forzar a los enemigos internos de este Papa al cambio que el Papa quiere y desea?.. ¿se van a quedar en sus aleluyas al Papa que venga, aunque uno predique lo contrario a otro?.. ¿les dá igual?, ¿lo único que les importa es seguir los inventados rituales..?. Es que, no sé si estaré equivocado, pero yo creo que Jesucristo no vino a cruzarse de brazos, si no todo lo contrario.

    Francisco tampoco ha venido para cruzarse de brazos, lo tengo muy claro. Enfrentarse a las puñaladas traperas de sus propios amanuenses, es muy duro, pero hacerlo a toda la cristiandad... perdón, a toda la catolicidad, que no está por la labor, es más duro todavía.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook