Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 20
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ORA PRO NOBIS

     El Papa Francisco lo tiene claro, pero también lo tiene crudo. Muy claro y muy crudo a la vez y al mismo tiempo. Tiene claro que ha de abrir la Iglesia a los divorciados, a las parejas de hecho y deshecho, a los homosexuales, y a cuantos ha marginado ella y su grey hasta ahora... Y lo tiene crudo porque un sector importante del clero, claro, se opone rotundamente al mensaje aperturista - a la vez que evangélico, puesto que Cristo nunca, jamás, discriminó a nadie - del pontífice.

    El Sínodo de Obispos que Papapaco ha convocado al respecto ha salido que ni sí ni no, si no todo lo contrario tirando a lo primero. Los 'obis', sin hache, han tenido que encararse a un Papa que les estaba pidiendo apertura de mente, de corazón y de conciencia evangélica, y se han visto en un brete.

    Porque pedir a un mitrado generosidad y apertura mental, y coherencia con el Evangelio, es como pedir al obelisco de la plaza de su santo patrón Petrus, que una piedra dé higos. Ni con un milagro. Así que, digamos ha salido una declaración neutra, de compromiso, que, si bien algo es algo, y menos es nada, algo tampoco es todo... Pero bueno, enfín...

    De momento, ya ha habido cardenales que se apresuran a advertir (como alma que lleva el diablo, mismamente) que el documento hecho público es provisional, y como provisional debe ser tomado por todo quisque hasta que no se eleve a definitivo, sea ese quisque párroco o parroquiano, monaguillo o catequista, albañil o labrador... ¡Provisionalidad, hijos míos, provisionalidad!, a ver si Yahwé, ya vé, manda mientras tanto un carro de fuego que se lo lleve como a Elías, pero sin derecho a devolución...

    Bajan aguas bravas por un Colegio Apostólico que tiene mucho de patio de cole pero poco de apostol. Les ha salido un santo padre que a ellos les parece padrastro porque les ha echado en cara toda la mierda, incoherencia e ignominia acumulada durante siglos de un mal llamado por menos entendido cristianismo. Y eso jode. Jode mucho...

    Lo de los homosexuales, divorciados, y demás marginados marginales, escuece un montonísimo. Se han pasado décadas y décadas proclamando su satanidad, su enfermedad infrahumana, y negándoles como apestados el acceso s los sacramentos, para ahora tener que reconocer que estaban equivocados en su sacro orgullo. A lo peor pueden hasta ser mejores que ellos mismos, los perfectos santos elegidos.

    Pero es que, si reconocen otras formas de entender la vida, más abiertas, liberales y desprejuiciadas, que no, nunca, jamás, irrespetuosas, ellos, el docticismo encarnado, pueden perder autoridad, poder, mangoneo de almas mansas y pobres espíritus. Y eso es perder estatus y pingües beneficios e intereses subalternos. Han confundido siempre el ser pastores de almas con ser patrones de almas. Y se han afanado en lo segundo en detrimento de lo primero.

    ¿Y qué le van a decir ahora a su grey de amenes?.. ¿a todos esos corderos que han bailado a su son como borregos?.. ¿y qué van a opinar ahora toda una catolicidad de meapilas y fumacirios que han abjurado de su propia conciencia para adoptar y adaptarse a dogmas impuestos a base de pecados y amenazas condenatorias?.. ¿Serán ahora lo que antes eran, o seguirán siendo lo que hoy son?... Miserere Nóbis.-

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook