Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 24
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    OJO CON LOS RIESGOS

     Bien está lo que bien acaba. Teresa Romero ha terminado con su amarga experiencia, y ya está, tranquila y fuera de riesgo del temido y temible ÉBOLA. Ahora quedan las disputas, las culpas y las disculpas, los ataques mutuos, la búsqueda de responsabilidades... la politización, en definitiva, de todo lo que en el fondo tan solo debiera ser sentido común.

    Sin embargo, la asunción de responsabilidades jamás, nunca, se dará por parte de una administración cegarruta que hace dejadez de ella tras el escapulario de la contención del gasto público, y así justifica ambas cosas llegado el caso, argumentando la una contra la otra según la música que toque la banda, con un par de... maracas. El presupuesto por delante de la seguridad pública.

    Pero el riesgo es inmenso a lo largo y ancho de este país. Inaudito, mas tremendamente real a través de los maldotados servicios públicos. Hemos visto en televisión los medios que han rodeado el traslado operativo de misioneros y movidos alrededor de Teresa. Pero se nos oculta la realidad del día a día en todos los rincones de España... Sé lo que digo, y porque lo sé, tan solo voy a poner un único y solo ejemplo, que es el más cercano y que personalmente conozco, pero que estoy seguro que se repite en toda la nación. Y que lo vemos normal por lo común. Pero el riesgo está ahí...

    En mi Juzgado de Paz lo veo a diario. Un día tras otro. Invariablemente. Tras el mostrador, docenas, y docenas, y docenas de inmigrantes - y no los cito por racismo si no por falta de formación, de aseo, de civismo, de educación - y algunos muchos más de propios productos interiores brutos, se abalanzan sobre las personas que los atienden, les tosen encima, invaden su espacio... hasta intencionadamente, hablan alterado y salivando, e incluso, si se tercia, amenazando... con algún que otro intento de agarrarlos tras el mostrador. Soy testigo de ello.

    Si algún día, en algún lugar, sucediera algo (Alá, Vishnú y Dios no lo quieran), siempre estará la Teresa Romero de turno que habrá cogido el bolígrafo por la punta que no debía para llevarse la culpa de un protocolo establecido por algún técnico experto nombrado para echar balones fuera.

    Pero lo único cierto, lo único real, la sola y escueta verdad, es que existen cientos, quizá miles, de situaciones de riesgo muy fáciles de poner remedio, y no se pone. Y son costos asumibles, discretos, algunos incluso mezquinos, si lo comparamos con ciertas gabelas que se usan y se pierden... Pero no se ven, o no se saben valorar, o no se quieren ver ni valorar...

    El ejemplo con que he querido ilustrar lo de hoy se debe solo por el rigor de hablar sobre lo que realmente se conoce y se vive. Y porque me temo que es un modelo de riesgo que se repite invariablemente como una constante en la administración pública. Los "funcionarios de choque" trabajan así: a capela. La inmensa mayoría de los casos es solucionable, y si no se hace es por pura dejadez y por duro abandono. Lo que es imperdonable es la irresponsabilidad de, luego, culpar a otros.-

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook