Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 11
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    NEGAR LA ESPERANZA

    NEGAR LA ESPERANZA

    La foto del niño muerto en una playa ha dado la vuelta al mundo, y se han dado la vuelta y revuelta muchas tripas, no solo las mías (leer Todos somos culpables ant.). Tan es así, que ya sabemos hasta su nombre. Aylan, tres añicos… No solo demuestra el impacto que causa un cuerpo de niño inerte, también demuestra que estamos tan adormecidos, tan anestesiados, tan insensibilizados, que no nos basta con leerlo, con oírlo, no, tenemos que verlo. Tenemos que poner ante nuestros ojos la imagen brutal y descarnada de un pequeño muerto por querer vivir… Es cierto que una imagen conciencia más que mil palabras.

                    Así que, como esa imagen ha hecho que parte de los pueblos y de las personas – no los políticos – reaccionen y soliciten a sus gobernantes que sean más generosos en la acogida de refugiados (voluntarios movilizados en Francia, en Alemania, Austria… más tímidamente aquí) pues me digo a mí mismo que hay que incidir sobre lo mismo una y otra vez, hasta el “cansinamiento”, que no agotamiento, pues la memoria de las personas es como un globo, que igual se hincha, y se eleva, y vuela a una altura que lo ve todo el mundo, que se desinfla y queda en un despojo inútil que todo el mundo lo pisa.

                    Por lo que me atrevo a repetir tema reproduciendo otra instantánea de otro niño, de otra familia, también refugiada. Este niño no está muerto… aún, pero está asustado, maltratado y violentado. Brutalmente. Es todavía un bebé. Se aferra a su madre, abatida en el suelo, mientras su padre forcejea y grita desesperado entre una maraña de policías que lo inmoviliza y lo reduce poniéndolo de rodillas junto a su mujer y ese hijo pequeño. Mírela bien..

                    Yo no sé qué sentirá, qué pensará, o qué quedará grabado en ese niño. Es posible que, al no comprenderlo tampoco quiera saberlo, porque es demasiado espantoso como para admitirlo. Ni siquiera intentarlo… ¿Cómo es posible que potencias, estados, países sobradamente suficientes para terminar con el EI que está provocando estas égidas no sean capaces de ponerlo en su sitio, pero sí que sean capaces de sentarles la mano a las pobres víctimas?.. ¿Qué tipo de mundo, de civilización, de sociedad es la que formamos..?

                    …Europa es un continente acomodado y envejecido. Sabemos que si la tasa de natalidad no se invierte (en España es mucho más acusado) las pensiones de las próximas generaciones no habrá quien las mantenga. Y aún así nos permitimos rechazar a pueblos jóvenes que buscan aquí la subsistencia y el trabajo que sus países no saben o no pueden darles. Es de una ceguera suicida no invertir parte de nuestros recursos del presente en integrarlos para asegurar los recursos del futuro. Preferimos no compartir lo que tenemos hoy a asegurar el pan del mañana.

                    Pero, aparte de la lógica y el sentido común, está un principio básico y elemental de humanidad, que, si se pierde, empezaremos a dejar de ser y sentir como seres humanos. Existen países generosos y existen países mezquinos y egoístas en la acogida de esta gente. Y todos formamos parte de un proyecto común: Europa. Se impone una reflexión profunda y un compromiso serio. Si las imágenes de estos niños no son capaces de movernos a un principio común de solidaridad, estamos perdidos. Estamos perdidos como naciones y como personas humanas. Ellos antes, y nosotros después… pero todos estaremos perdidos. Nos habremos negado a la esperanza…

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook