Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 26
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    MAGISTERIO

    MAGISTERIO

    Una religiosa, a la que profeso un enorme afecto, me insta a participar con mi opinión en Lineamenta, una especie de estudio sobre la familia en la sociedad actual, algo promovido en su origen por el Papa Francisco en su documento Relatio Sínodi, con el que se dió conclusión a los trabajos sinodales. Y me facilita otro documento parroquial para trabajar sobre el mismo.

    Pero poco puede aportar este siervo por muy buena voluntad que ponga en honor a mi buena amiga, a la que tanto respeto. Como siempre, el documento sobre el que trabajar, viene filtrado, encorsetado, guiado y estructurado por el sínodo obispal, y ha de realizarse "en favor de la disciplina actual, en virtud de la relación constitutiva entre la participación en la Eucaristía y la comunión con la Iglesia y su enseñanza sobre el matrimonio indisoluble"... U otra perla como "la distinción entre situación objetiva de pecado y circunstancias atenuantes".

    Osea, seguimos como siempre. Que ha de hacerse un análisis, pero no bajo el librepensamiento, no, si no como nos digamos... Sin embargo, si se quiere un análisis objetivo - no subjetivo - cercano y sincero de la familia en el mundo de hoy, hay que salirse de la estructura dogmática de las sacristías para poder hacerlo en libertad y con fiabilidad. Dentro del domus, y bajo la lente escolástica y sus rígidos parámetros, es más de lo mismo, más de lo de siempre. Pero a la realidad no se le puede imponer condiciones previas. O se acepta, o no se acepta. Pero es la que es. Yo no digo que luego los resultados no se analicen a la luz del magisterio eclesial, y que estén en su derecho hacerlo. Pero la situación real de las personas y las familias han de buscarlas fuera, en una sociedad plural, no dentro... En la calle, no en la catequésis. En la libre opinión, no en el dogma.

    No hace mucho, escribí aquí mismo sobre la cuestión de la homosexualidad y el documento con que los obispos se cubrieron de gloria, tras oír respirar a Francisco sobre el tema. A ese artículo me remito (Homo/Sínodo), y en éste que mi muy querida amiga pone en mis manos, dice a tal respecto que "no existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia". Designio de Dios, claro, inventado, interpretado y transmitido por ellos bajo dogma.

    Nada pues que añadir a tan taxativos juicios y prejuicios. ¿Para qué se molestan en preguntar, si ellos ya han preestablecido su inapelable fallo?.. Es un círculo vicioso. Si solo preguntan a los que están "orientados" a dar las respuestas "adecuadas" que ya han plantado y planteado en su fé dirigida, se dirá lo que ellos quieren que se diga. Mas para saber la auténtica verdad, guste o no guste esa verdad, hay que examinarla en la calle y en libertad, fuera de templos y templarios. ¿Para qué consultar si no permiten el libre opinar?..

    Mi nombre está escrito al márgen de un párrafo dedicado a los casados "por vínculo civil". No sé si será porque les interesa oír mi opinión en calidad de Juez de Paz. Pero establecido está por su magisterio de antemano la rígida visión de sacramento, su monopolio en su falseada interpretación del Evangelio, y su exclusividad (viene de excluír) dogmática, por lo tanto poco puedo decir yo que quieran oír o ni siquiera les interese... No obstante, no tengo inconveniente alguno en exponer mi muy humilde visión y opinión desde el púlpito de la vida, donde todos tenemos el derecho a creer lo que sentimos y decir lo que pensamos.

    Miguel Galindo Sánchez - www.elescribidor.net

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook