Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 20
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    LOS DE PODEMOS Y YO

    LOS DE PODEMOS Y YO

    Me achacan ciertos críticos míos personales, que yo soy un infiltrado de Podemos. Se basan en que suelo defender su opción en mis escritos, y que tiendo a justificarlos, y todo eso... Bueno, pues NO soy de Podemos. O, al menos, yo no me considero a mí mismo de ellos. Y lo único que defiendo es su derecho a presentarse, como cada quisque... Lo que siempre he dicho, y lo vuelvo a repetir ahora, es que Podemos aquí, como Syriza en Grecia, han surgido de la hartura de la gente contra la podredumbre, el nepotismo y la prepotencia de los partidos en el poder. Que es un efecto rechazo contra su corrupción, su entrega descarada a los poderes financieros, su manipulación de las esencias democráticas, su muy histriónica demagogia, su consumado meter la mano en la caja, su hacer sangre por calentar sillones con su culo, su...

    Y que, cuando un pueblo los vota en masa, eso vá a misa. Y que, siempre es mejor una votación que una revolución. Mucho mejor la urna, que no los ciudadanos salten a la calle y asalten las administraciones. Mucho mejor elegir, que sacar a rastras a tanto corrupto, corrompido y corrompedor... Dice Buda que cuando tu casa está ardiendo, lo mejor es salirse por muy mal que se esté fuera de lo que ya no es tu casa. Supervivencia, escarmiento, desesperación... llamémoslo como queramos. Pero la opción de una nueva política es absolutamente respetable, porque se hace bajo las normas establecidas por la democracia. Y si eso no se respeta, es porque los que nos gobiernan en su nombre no son demócratas del todo.

    Pero volviendo al caso: No, no me vá Podemos, al menos de momento... Los veo demasiado escorados. No me gustan ciertos tics desfasados, lo del puñico en alto me huele a naftalina, a daguerrotipo congelado (no es un pescado)... Lo del estar sin ser - eso dicen - con respecto al régimen chavista... Aunque solo sea por intereses de negocio y/o clientelares. Lo del apuntarse a no pagar impuestos, o a los nepotistas privilegios de los profesores universitarios. Son tufos que deberían combatirlos en vez de acogerse a ellos, porque son una de las muchas secuelas de la corrupción corporativista de las clases privilegiadas. Y ellos pertenecen a una de ellas: los que viven muy bien y se montan un izquierdismo con sus flancos pagados por el estado. Porque veo que, en el fondo, no son ajenos a esas cosillas. Es cierto que eso es pelufa de caña al lado de las enormes corruptelas del bipartidismo, pero lo pequeño siempre es el gérmen de lo mayor. Uno roba lo que puede, no lo que quiere...

    Además, y aunque esto no sea serio y puede que sea hasta irracional, pero no me gustan las caras de Errejón y de Monedero... Ya, ya sé que esto pertenece a la naturaleza oscura tribal, lo admito, sí... pero no me gustan. El primero, con esa carita de niño consentido y siempre enfadado, esa boquita pequeña que parece que se le ha caído la pajita de la boca... o la chupeta, por haber sido destetado a contrapelo y habérsele quedado los labios así, en forma de "u" de ubre...

    ...Y al segundo lo veo como algo impostado, con esas gafitas de intelectual marxistoide, con una cara tallada siempre enfadada, de perpetua mala leche, como de comisario político de soviet, si bien que con derecho a "dacha", naturalmente... Es como el que se ha construído un rostro impenetrable, pero, como diría Camilo José Cela, con mirada de aviesa intención, para advertir con el josemotiano "cuidaíco conmigo...", que sus vaisanterar como agarre un sientaculo a mi medida...

    Así que no, no soy de Podemos, ni me gustan ciertas maneras suyas. Al menos, con la gentecica que lleva esta procesión... Pero lo vuelvo a repetir una vez más: tienen tanto derecho como los que los atacan tan bajunamente, y que están hasta la cencerreta de engañar al personal votante. En definitiva, somos los ciudadanos los que tenemos la obligación de no dejarnos burrear, y el derecho a equivocarnos en el intento... Pero, precisamente ellos, los de siempre, no tienen ninguna legitimidad moral para juzgarlos. Ninguna.-

    MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ - www.elescribidor.net

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook