Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 10
    Agosto
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    LAS FRONTERAS

    LAS FRONTERAS

    La muerte de un inmigrante atropellado por un camión en el eurotúnel que atraviesa el Canal de La Mancha, ha destapado que la sucia vergüenza del problema de la inmigración afecta a los ricos países de centroeuropa tanto o más que a los de la periferia, que somos los ricos países pobres europeos que limitamos con la miseria. Los noticiarios se han hecho cargo por unos cuantos días de los cientos de seres humanos que se hacinan en campamentos improvisados esperando poder encaramarse a un vehículo en marcha que lo transporte de una misma realidad a otra realidad igual.

    Ya no son los que se amontonan en Melilla o los que vienen a morir en las aguas del Mediterráneo. Ya no estamos hablando de las fronteras exteriores del europaraíso, que nos separan del hambre, del caos y la desesperación. No. Estamos hablando de nuestras fronteras interiores, del espacio común de libre circulación de dineros, mercancías y... personas?.. bueno, según qué personas. Si son personas descalzas, de pies negros, con la arena del desierto pegados a ellos y el desierto mismo pegado a sus almas, entonces no. Esos no poseen el derecho de paso, naturalmente...

    Creían que una vez sobrevivieran a las verjas de cuchillas y a las pateras-ataúdes, que una vez llegados a la frontera dorada, ho habría más fronteras para ellos, que, de hecho, sería la última frontera... Pero no es así. Europa es todo fronteras para el desgraciado. ¿Qué se creían?.. Europa, no solo puede no ser la gran liberación que pensaban, si no que puede incluso llegar a ser un gran, un enorme, campo de concentración. Como los que esperaban a los autoexiliados republicanos tras perder una guerra fratricida, cuando se pensaban encontrar en esa misma Europa la patria de la libertad perdida, y encontraron campos de refugiados... No hubo tal solidaridad para ellos, ni ahora tampoco existe patria ni pan para éstos...

    Lo curioso de todo esto es que ahora, descubierta esta otra indignidad más, los gobiernos de Francia e Inglaterra pidan "ayuda y comprensión" al resto de los países europeos, mientras disputan entre ellos, se montan excusas y tontas explicaciones y se culpan mutuamente... Y eso, cuando durante muchas décadas, han hecho oídos sordos a las peticiones de ayuda de sus propios países vecinos del sur por lo mismo... ¿Y ahora, qué..?..

    No se dan cuenta, no nos damos cuenta, que, donde las dan, las toman. Y eso es así, porque el problema es el mismo para toda Europa, y no solo para los países fronterizos mediterráneos. Si España, por ejemplo, o Italia, son las puertas de África, lo son de todo un continente para otro continente, y no para determinadas naciones. La solución debe ser integral, y basada en aspectos humanitarios aún sin dejar de lado los estratégicos.

    En Europa ponemos pegas egoístas para la distribución de cuotas, pero ellos, mientras tanto, se distribuyen como pueden, en tanto que entre nosotros peleamos. Si se jugaron su miserable vida en una frontera les dá igual seguir jugándosela en las otras... ¿Con qué vamos a amenazarlos?.. ¿con matarlos?.. Igual hasta les hacemos un favor, mientras nosotros pensamos qué hacer con nuestra hipocresía... Parece que no nos damos cuenta.

    MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ .... www.escriburgo.com

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook