Blog 
EL MIRADOR
RSS - Blog de MIGUEL GALINDO SANCHEZ

El autor

Blog EL MIRADOR - MIGUEL GALINDO SANCHEZ

MIGUEL GALINDO SANCHEZ

Miembro de la Asociación Hispanoamericana de las Letras (Hispadel). Promotor de talleres de escritura creativa. Corrector ortográfico y de estilo. Columnista de La Opinión desde hace 30 años, tiene publicados tres libros temáticos: Desde El Mirador, Opinan(dos) y Crónicas del Vivir, siendo coautor d...

Sobre este blog de Sociedad

Sobre todo lo divino y humano. La temática abierta es la clave de los artículos que se vierten aquí. Toda mi participación en el periódico La Opinión, queda reflejada en este blog, aparte mi web personal www.elescribidor.net


Archivo

  • 10
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Murcia

    LAS COSAS COMO SON

    LAS COSAS COMO SON

    Ahora la exalcaldesa de Torre-Pacheco, apeada democráticamente de su sillón por una suma y conjunción de múltiples hechos, no por ningún caso concreto, aunque se quiera hacer confundir la gota que colma el vaso con el contenido completo de dicho vaso, le es llegado el momento de contra-atacar. Y, entonces, acusa al actual alcalde de prevaricador porque, en tiempos de ser concejal de urbanismo, “trabajara para empresas que se beneficiaron de sus recalificaciones urbanísticas”, y solicita a la fiscalía para que lo investigue “por no respetar la prohibición de incompatibilidad”.

                    Da la sensación de una especie de cumplida venganza, de un “donde las dan las toman”, o algo así… No obstante, he de decir que le asiste total y absoluto derecho a denunciar, si así lo estima oportuno, cualquier comportamiento delictivo, siempre que aporte, claro, las pruebas fehacientes que sostenga una imputación real y formal. Todos… y digo todos, deberíamos de someternos y respetar el dictamen de la justicia en sus fallos, y no solo de boquilla y cuando nos conviene, para luego pasar a criticarla cuando nos es desfavorable, o inventar fantasmales compañas difamatorias…

                    Es que, eso mismo es lo que suele pasar, y a eso mismo nos tienen acostumbrados los políticos. Lo que ya no me vale de boca de un político es apelas a la moralidad y a la ética cuando “les” falla la legalidad, que es, precisamente, de lo que más adolecen ellos. Eso nos incumbe a los ciudadanos, no a los políticos. Precisamente porque son los políticos los hartos de cometer “inmoralidades legales” ssin cortarse un pelo, y la ciudadanía igual de harta en denunciarlo. Se pueden poner cientos de ejemplos, y muy recientes, incluso de intentos de chantajes… y eso sí que es una sangrante paradoja. Sobre todo cuando se nombra el pecado en boca del pecador… Pero, enfín…

                    …Aparte de este ocurrente broma, y puesto que se habla de moral y en tan solo que en honor de la verdad, me veo en la obligación ídem de contar un caso personal de aquella época, que tuve con el entonces concejal de urbanismo que se cita. Poseo en una diputación rural una vieja casa de campo con un terreno delimitado por carreteras y vías de acceso que padece una anomalía incomprensible de calificación urbanística, y que perjudica injustamente la heredad a la parte que le toca, por no poder edificar donde la otra sí. Tratando con él tal problema, a fin de cómo podría solucionarse, no solo me atendió correctamente, si no que me advirtió con igual corrección de que, caso de poder dar solución, él no podría dirigir dicha obra toda vez que se lo impedía su evidente incompatibilidad.- He de añadir, por si alguien tiene intención de malmeter o malinterpretar, que tal problema aún subsiste en la actualidad a pesar de los muchos años pasados. Dicho queda y punto pelota.

                    Si eso contradice o no otras versiones, lo siento, pero así es de cierto, y así mismo lo cuento. Por lo tanto, repito, mi total y absoluto respeto por lo que determine la justicia, sin tener en consideración nada más… Y que cada cual, o cuala, crea aquello que quiera o le interese creerse… Las cosas como son.

    MIGUEL GALINDO SÁNCHEZ /// www.escriburgo.com

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook